miércoles, 16 de julio de 2008

Sobre la autoestima


Quiero compartir otro fragmento del libro
"avances
en psicoterapia psicoanalítica" de Hugo Bleichmar. En el capítulo III hace referencia a la construcción de la autoestima en el niño:

".....La autoestima es algo a construirse en el niño básicamente por la participación del objeto externo. Si no hubiera un otro significativo que viniera a hacerle creer al niño, ilusoriamente, que es capaz y hábil, lo único que podría este captar sería su torpeza por contraste con la habilidad del adulto: quiere aferrar algo y se le cae, quiere caminar y se tropieza, quiere pedir y no sabe cómo hacerlo. El niño, si recogiera la imagen de sí en base a su funcionamiento, la única representación que podría tener es la de alguien que no consigue lo que quiere, siendo los que le rodean más grandes y más hábiles.
Solamente porque existe un otro que desde afuera le crea una ilusión( ) que le hace creer que cuando mueve las manos es maravilloso, que cuando da los primeros pasos es un corredor de carreras, que cuando balbucea tres sílabas es un orador, entonces el niño, identificado con esa imagen de sí que le viene desde afuera, logra entusiasmarse consigo mismo. La autoestima en sus comienzos es siempre una creación en que el medio externo resulta decisivo. No hay narcisismo primario asegurado. ....."

Me encanta este fragmento. Pienso en todas esas "fiestas" que hacemos como padres a nuestros hijos, que quien las mira de afuera podría juzgar como exageradas.
En la alegría que nos dan sus avances enormes, para nosotros, y quizás chiquitos para otros.
Pienso en los papás que por algún motivo no les sale festejar o aplaudir los logros de los niños.
Pienso y reafirmo lo importante de acompañarlos activamente en la construcción de su "ser" humano. Pienso en mirarlos, sobretodo mirarlos.
Pienso en nuestro rol fundante como padres. Pienso en ayudar a nuestros hijos a vivir sus "no poder" como caminos de aprendizaje. Pienso en sostenerlos mientras crecen, y regalarles la posibilidad de mirarse a sí mismos de manera positiva. Regalo para toda la vida.

Espero que les haya gustado.

10 comentarios:

Xochitl.. dijo...

Hola, es la primera vez que leo tu blog, de hecho solo leí este post.. me quedé muda con lo que léi, específicamente esta parte "Pienso en los papas que por algun motivo no les sale festejar o aplaudir los logros de sus hijos" ... esa soy yo. Amo a mi hija pero no se como demostrarlo. Espero que leerte me ayude a aprender como elogiar a mi hija.
Me gustaría agregarte a mi blog.. puedo????
Un saludo

Verónica dijo...

Hola, un gusto que hayas visitado el blog y tienes todo el permiso para enlazarme, un placer.
Se me ocurre que ya el hecho que digas "amo a mi hija" es una punta importante. El tema de los elogios y aplausos, no tiene que ver con demostraciones exageradas, aviso por las dudas. En el caso de este post, a lo que apunto es a poder apuntalar a los niños pequeños en sus adquisiciones evolutivas con una mirada empática, que le marque lo que pueden y no lo que no pueden. Es decir, si el niño está aprendiendo a caminar, no le vamos a marcar lo mal que apoya sus pies, lo torpe que son sus pasos, lo incómodo que es sostenerlo porque nos tenemos que agachar, sino que le contaremos lo grande que está, lo veloz de sus movimientos, lo divertido que es acompañarlo en sus pasitos, etc. Apuntalaremos lo positivo, porque es lo que habitualmente vemos en esos procesos de nuestros hijos. El modo de hacerlo es muy personal.
Ojo! la idea no es sentir culpas si no mirarnos y aprender en la crianza.
Paso a visitarte.
Cariños Vero

Xochitl.. dijo...

Gracias!!! ya te agregué, si gustas puedes hacer lo mismo conmigo.
PD todo lo que puedas decirme respecto a como debo ser te lo agradeceré soy demasiado parca con mi hija.

Silvia dijo...

Sabras ya, a estas alturas, que no puedo ponerte ¡Que lindoooo!!!! y listo.
Es muy fuerte lo mío. No he tenido tiempo, y quizás haya sido porque tenía que esperar un cierre. Un resumen.
La Autoestima..... Los miedos.... La muerte .... El cambio....
Cuantas emociones nos despiertan estas palabras solas! Ni hablar si le agregamos algún que otro recuerdo, no?
Creo que la Autoestima es un buen resumen. Encierra todo. El AMOR por MI. Eso que no para nadie a enseñarnos.
YO ME AMO.
Y si yo Me amo, puedo amar a los demás.
Dicen por ahi, "Solo puedo dar lo que tengo".
Como papás, como docentes, como podemos transmitirles a NUESTROS niños que se amen, si no paramos, aunque sea un segundo, a mirarnos en el espejo, y decirnos lo lindo que somos, lo bien que trabajamos, que buenos papás/mamás....
Besitos

Verónica dijo...

Gracias, Sil. Ya te estaba extrañando.
De eso se trata, de lo que podemos mirar de nosotros para transmitir una forma en los niños. De frenarnos de vez en cuando en este camino y buscar, reflexionar. Después seguiremos corriendo..

Marcela y Sergio dijo...

Es interensante lo que indica este autor. Nuestro bebé se encuentra en la etapa de asir los objetos, pasarlos de una mano a otra y cada vez que lo hace festejamos como si fuese un gol de tu equipo favorito y vemos que tan equivocados no estamos.
Saludos Nosotros. Siempre da gusto pasar por acá.

Xochitl.. dijo...

mi mail es xerm971@hotmail.com
Saludos

Yolanda dijo...

¡Que interesante tu articulo!
Precisamente yo carezco de autoestima, eso ha sido para mi muy decisivo en mis relaciones posteriores y ahora estoy aprendiendo a tener un poquito de ello; mi hijo es igual que yo y alguien me dijo: hasta que no te vea a ti quererte a ti misma, él no aprenderá.Que importante es. Mi madre me comentó un dia que me envidiaba porque les decia a los niños que les queria y les besaba y abrazaba, algo que ella no fue capaz de hacer,quiza porque nunca lo experimentó (fue huerfana muy joven)...y yo creo que infundir confiaza en uno mismo es el pilar fundamental de la educación,es algo que se tenia que enseñar en las escuelas y donde se aprende mucho, pero no a ser persona.
Un beso

Verónica dijo...

Bueno gente, parece que este tema pega, moviliza. Y mueve desde la propia historia como hijos. Desde el habernos sentido mirados positivamante o no. Es acercarnos primero a nuestra historia como hijos para comprendernos a nosotros mismos como padres. Es acercarnos al contexto en el que fuimos criados y generar desde allí nuestra forma de criar, reparando, creando, haciendo.
Este camino no es fácil, tenemos que adentrarnos en lugares que pueden ser complejos, y desde allí resimbolizar y reconstruir.
Sigamos pensando estos temas. Siempre sirve encontrarnos desde lugares comunes.

Yolanda, una cosita, está bueno como vas enlazando vos misma cosas de tu crianza, de la historia de tu mamá. Esos son los pasos que abren puertas distintas. Y cada uno lo hace en sus tiempos y de la forma que puede.

Gracias a todos.
Besos.

Pau dijo...

Vero, que buenos post que estas poniendo, son de mucha ayuda para mi!


Te deje un premio en mi blog, cuando quieras pasa a buscarlo!

besos