domingo, 20 de julio de 2008

Niños invisibles


Cada vez que se veían, pasaba algo.

Muchas veces peleaban. El gritaba, ella se enojaba y gritaba después.

No había sido fácil la separación.

El era como un niño abandonado que no paraba de culparla y ella se esforzaba por darle a los chicos algo de seguridad, después de tanto caos.

El se desespera, siente celos, y el enojo lo traiciona. Hace cosas irreparables, juega con los tiempos en que le pasa el dinero para sus hijos, tarda mas de la cuenta cuando le toca llevarlos de paseo.

Ella se enfurece y arremete en cuanto lo tiene delante suyo. Cree que porque calma el tono en que habla, los chicos no se dan cuenta que mientras aprieta los dientes, emana todo tipo de insultos contra su ex.

El, que ya logró enfurecerla, se va tranquilo. Pero la tranquilidad dura muy poco, porque ella se encarga de hacerlo explotar de odio con un llamadito "inocente" de su abogado.

Entonces él le recuerda que ella sin él no hubiera podido terminar su carrera, que es como su creador.

Y semejante exabrupto narcisista, la sube a un volcán de sensaciones que cuando entra en erupción desata un derrame de lodo más que hirviendo, y llega tarde al lugar del centro donde debía dejarle a los chicos. Y él hace recorridos detallados por todos los defectos que ella tiene, cosa que genera que ella le recuerde que antes cuando estaban juntos no decía lo mismo. El contraataca rápidamente con amenazas de decirle de una vez a los chicos que clase de madre tienen y ella responde con el arma poderosa: el que tuvo otra mujer sos vos.
Y así siguen día tras día. Enlazando situaciones, agresiones, enojos, bronca.....Eso si, ¿alguien registró a los hijos de estos dos seres humanos? Para pensar.


Cuando los acuerdos entre una pareja que se separa no existen. Cuando no se ha limpiado la historia. Cuando el centro de la vida de uno es hacer sufrir al otro, los niños quedan invisibles, solos, mareados y desprotegidos. Preguntándose internamente si todo esto será su culpa.

4 comentarios:

Marcela y Sergio dijo...

Esta historia sí que duelen, por los chicos y los adultos la repiten una y otra vez.
Lamentablemente

Xochitl.. dijo...

Uyyy yo soy experta en el tema, con un divorcio encima y una que otra demanda por pensión te puedo llenar el blog de comentarios.
Ahora voy de salida (como siempre) pero mas tarde te comento alguna de mis experiencias.
Como siempre muy buenas tus publicaciones (me ganaste estaba tentada a esxribir algo parecido)
Un beso
PD me encanta leerte

Mai dijo...

Quisiera comentar cada post! Hermoso hallazgo tu blog. Una dulce compañía. Ya te sumo a mi lista de favoritos!
Gracias por tu paso por el mío!!

Verónica dijo...

Gracias Mai: bienvenida.

Marce, Sergio y Xochitl: gracias por pasar siempre y aportar al blog.