lunes, 21 de julio de 2008

Lección de juego


Cuando nació Ezequiel, mi primer hijo, estaba pendiente de todas sus posibilidades de aprender, jugar, crecer y desarrollarse.


Lo observaba transitar por cada etapa admirando sus capacidades y estimulandolo permanentemente, como toda primeriza que se puede dar el lujo de tener tiempo real para hacerlo.


Cuando comenzó a sentarse y a reptar por el piso, se acercaba a los muebles de la cocina y sacaba de las alacenas que alcanzaba todo lo que podía. Lease: ollas, asaderas, bowls, cucharones, palo de amasar, ensaladeras, platitos y vasos. Como repetía esa rutina incansablemente yo pensé que no había elegido los juguetes correctos para estimularlo. Así que me fui a una juguetería y casi que dejo mi sueldo completo, eligiendo "el" juguete adecuado para sus ocho meses de vida. Volví con el paquete envuelto, re felíz y convencida de que haría justicia para mi pobre hijo con una madre inexperta que no lo supo entender en sus necesidades lúdicas.

Cuando llegué a casa, le di el paquete, lo abrimos juntos, le mostré todas las variantes posibles para jugar con ese aparato multifunción que sus ojitos apenas podían seguir. Lo tocó un rato, lo miró, jugó con un cuarto de los botones y manijitas que tenía. Pero su entusiasmo no duró mucho más. En cuanto me levanté de su lado para atender el teléfono, reptó como loco, a una velocidad extrema, hacia la cocina a buscar "sus" juguetes favoritos. ¡Pobre! habrá pensado que la demente de la madre no tenía idea de nada y que mejor se apuraba a recuperar la diversión que ella le había interrumpido.

Y ahí quedó el hermoso y caro juguetito. Eso si, aprendí la lección, la diversión no dependía de mi, ni del juguete "pensado" para los niños. La diversión era su impulso de conocer, de explorar, era su elección y su forma de hacerlo. está de más aclarar que varios utensillos quedaron en el camino, abollados, rotos, chuecos.....Pero estuvo bueno. El me terminó enseñando a mi.

7 comentarios:

Xochitl.. dijo...

Que recuerdos no..? mi hija cuando niña tambien se entretenía con las cosas mas simples como golpear la mesa con una cuchara o romper todo lo que se encontrara a su paso.
Gracias por todo lo que escribes,no sabes que bien me hace leerte... voy avanzando, tu ya sabes.
Un beso

Verónica dijo...

Un beso grande para vos. Y si, yo sé. Y contas conmigo a la distancia.
Vero

CLAU dijo...

ESOS SABIOS BAJITOS CUANTAS COSA NOS DEJAN,QUE LINDO QUE COMPARTAS ESAS SITUACIONES ASI UNO APRENDE DE ESO!
SALUDOS....

VERO dijo...

Hola vero, vine a desearte un feliz día del amigo... ayer no puede pasar!!! y a AGRADECER tus palabras, la verdad que reconforta el alma saber que no estamos solas. Te cuento que hace poquito me volví de Córdoba, estuve viviendo allí por que mi marido es cordobés, pero no aguanté mucho estar tan lejos de mi flia y regresamos a Orán. Bueno espero que continuemos en contacto y nçestoy para lo que me necesites. Un beso enorme

Marcela y Sergio dijo...

Casualmente este fin de semana compramos un juguete con luces y sonidos varios que, a diferencia de nuestro bebé, creíamos sería de especial atención para él. Sin embargo se dispersa rápidamente y vuelve a jugar con sus derruidos peluches. En fin...

Verónica dijo...

Clau, gracias por pasar otra vez. Estuve leyendo tu último post. Una ternura ese compañero tuyo.Qué bueno que en esta etapa de tu vida te nutras de experiencias como esas.Que te detengas a disfrutarlas.

Vero: ¿que decirte? Se que no pasas un buen momento y todo se siente menos si nos sostenemos entre nosotras, siempre digo que las redes femeninas son inagotables y solo leer tu blog y ver todo el apoyo que recibis, da cuenta de eso.

Marce y Sergio, ya los busco en los comentarios, son comentaristas fieles de este espacio. Está bueno lo que cuentan: mal de muchos....¿no?. A todos nos ha pasado y nos seguirá pasando a lo largo de nuestro ejercicio como padres.

Cariños a todos.
Vero

Pau dijo...

Jajjajaja Luca juega con todo menos con sus juguetes!
Tiene el cuarto lleno de juguetes, pero el prefiere jugar con las cucharas!!!

Luca me trasformo y me enseño muchas cosas pese a su pequeña edad, gracias a el voy creciendo como madre!


Cariños