viernes, 18 de julio de 2008

Diálogo poco amable



Alejo recién nacido.
Yo cansada como es obvio después de un parto.
Pero muy feliz. Embelesada con mi tercer hijo.
Con una necesidad física enorme y voraz de estar cerca de él.
No nos despegábamos ni un segundo.
Y el no despegarnos incluía el dormir juntitos, casi pegoteados.
Era como seguir embarazada, pero con el maravilloso adicional de verle la cara, olerlo, besuquearlo. ¿Qué mas se podía pedir?
De madrugada, dormíamos muy tranquilos los dos y se abrió la puerta de la habitación.
Dos enfermeras me hablaban demasiado fuerte para lo que yo podía soportar en ese estado casi etéreo en que estaba con el bebé.

- El bebé no puede dormir con vos, mamá.

- Bueno. - Les dije sin soltar a Alejo ni moverme de mi cómoda posición.

- Que no puede dormir en la cama tuya, hay que pasarlo a la cuna.

- aja - respondí - el se queda acá.

- Mamá, a los pediatras no les gusta que los bebés duerman en la cama con la mamá.

- Que venga un pediatra a decirmelo y que se anime a tocarlo para pasarlo a la cuna.

Dicho esto, cerré los ojos, volví a sumergirme en el olorcito de mi hijito y seguimos durmiendo re felices.
¿Será que hay gente que no tolera la felicidad, el amor, el encuentro......? Y tantas otras cosas.

(Y después de lo que había pasado unos años antes, con Luisina, ésta vez quería decidir yo.)

9 comentarios:

Viole dijo...

maravilloso

digo, tu reacción!

de maravillas!


que mujerrrrrrrrr

Soledad dijo...

Gracias por ofrecerme tu compañia, la acepto encantada...
Voy a ir leyendo tu blog de a poco, es muy lindo.

Ademas de estar viviendo un momento dificil, tengo un hijo adolescente asi que en un punto podemos hablar de lo mismo.
Besos.

CLAU dijo...

Hola dando vueltas me encontre con tu blog,felicitaciones por Alejo y bienvenido a este mundo loco pero hermoso a la vez!!
Yo tambien estoy esperando a mi bebe llegara en Diciembre!!!
Espero seguir en contacto...
Tu instinto fue el de una leona no?
Saludos

Verónica dijo...

Hola chicas. Debo reconocer que ya con el tercer bebé, trabajando desde 1997 en maternidad y crianza, si no podía "defendernos", me tenía que retirar.
Igual me encantaría que las mamás fueramos mas acompañadas por quienes trabajan en "salud" y no tuviesemos la sensación de tener que defendernos del otro.

Besos a todas.

Kinshasa dijo...

Di que si!!! quien es el pediatra para decidir por TU HIJO Y POR TI!!!!
Besotes grandes desde españa
Teresa

Marcela y Sergio dijo...

Bueno bueno.... como una leona ehhhh??'
Y las caras de las enfermeras... ante la respuesta????
Saludos Nosotros

Anónimo dijo...

Hola Vero, me encanta pasar para leerte, sobre cada tema que escribís se me ocurren miles de comentarios pero me cuesta hacerme el tiempito para escribirlos, al leer sobre este diálogo no me resistí y necesité plasmar las sensaciones que me hiciste recordar cuando tuve a mis hijos. Con mi primer hijo, por cesárea, me sentí tan insegura de mí misma, te parece que "los que saben", enfermeras y pediatras, están en lo cierto y lo que dicen es lo que deben ser, y muchas veces hay un dejo de descalificación hacia la madre, en todo sentido. A veces, como madres depositamos ciegamente nuestra confianza en el equipo de salud, lo cual me parece bien si No dejamos de lado nuestro propio criterio y confiamos más en el instinto materno que es inexplicable e inentendible para algunos. Con mi segunda hija, en el parto y durante la internación me sentí más segura y no me daba ninguna verguanza decir lo que yo necesitaba o creía mejor para mi beba, no la dejé y estuvo a mi lado todo el tiempo. Los hijos nos fortalecen!!!!
Cariños Anne

Xochitl.. dijo...

Vero me encantó !!! me re encantó!!! que cosa mas bella!!!
Pero tu bb que edad tiene ahora, es reciente o de hace tiempo la anécdota??
Besos y acabo de ver tu mensaje en mi blog, voy corriendo a una junta de trabajo a las 4 y no puedo leer el mai. Prometo ponerme al dia mas tarde.
Besos otra vez !!!!

Verónica dijo...

Gracias a todas, y todos, porque a Sergio lo dejamos siempre afuera pobre!! A él y a Marce les digo que no vi las caras de las enfermeras porque realmente me di vuelta y seguí durmiendo, eso si, no volvieron más.jaja

Xochitl: Alejo ahora tiene 3 años, ya no es un bebé, aunque para mi un poco si.

Y Anne: he tenido la suerte de acompañarte en tus dos embarazos, en tus dos puerperios, y seguís en los grupos. Tu intuición es maravillosa, tu escucha de tus niños asombrosa. Y es cierto, los hijos fortalecen.

Besos a todos.