viernes, 25 de julio de 2008

Bienvenido bebé


Después de un largo trabajo de parto.
Mucha concentración y esfuerzo.
La compañía sostenedora de su marido.
Algún que otro entredicho con las enfermeras y los médicos de guardia.
Decía, después de todo esto, por fin nació el bebé.


Ya el solo hecho de verlo la transportó a otro mundo. Tanto esperarlo, imaginarlo. Tan eterno que parecía el último mes con la panza, y ya estaba con ella. Alivio, alegría, encontrarse con el bebito cara a cara, cuerpo a cuerpo. Casi que parece una película, un relato encantador y conmovedor. Todo ordenado y perfecto.

Pero, esperen un ratito.
Cuando salió de la sala de partos, estaban todos. Y cuando digo todos es todos. Contemos: sus padres, sus suegros, sus dos hermanos con esposas y sobrinos. Las hermanas del marido, con esposos y sobrinos. Una amiga con el hijo. Si eso no es "todos", ¿todos a donde están?.
La película y el relato, tomaron otra dimensión. El avance de estas personas (que por el momento al bebé no le interesa si son abuelos, tíos, primos o amigos ) sobre ella y su hijo, no se hizo esperar. Todos hablando cerca del bebé, haciendo ruidos, muecas. Todos con sus perfumes, con sus olores, con sus voces, con sus toses, estornudos y manos sin lavar. Y no es por ponernos paranoicas, pero es un recién nacido, no alcanzó ni a tomar su primer sorbo de calostro, un poquito de defensas.
No llegó a oler del todo a su mamá, a escucharle la voz en vivo y en directo después de tanta espera. No llegó a encontrarse con su papá, que habló tantos meses a través de la panza.
Y allí partieron, "todos" a la habitación. Y mamá intentando entre las opiniones de los presentes, darle la teta de la mejor manera posible.
Revisemos un poco el resultado de esta situación: el bebé llora como loco. No entiende nada y dadas las circunstancias quisiera volver a la tranquilidad de la panza. La mamá no puede relajarse, le molestan los puntos que le acaban de hacer, no le sale ni una gota de calostro porque el bebé de tanto llorar no puede succionar. El papá no quiere ser grosero, pero desea con todas sus fuerzas que todos se callen y se vayan a charlar a su casa. ¡Ah! Mientras tanto todos los primitos del recién llegado, saltan por encima de las camas de la habitación, obviamente cantando y gritando como si estuvieran en la guardería.
Ella termina maldiciendo que su hijo haya nacido en la mismísima hora de las visitas, de tantas horas que hay en un día, eligió una franja horaria tan pero tan complicada e inoportuna.
El, reprime al máximo el instinto asesino que amenaza con apoderarse de su ser, sólo porque no le gustaría ir preso el día del nacimiento de su primogénito. Y que les puedo decir del bebé. El bebé no entiende por qué le pasa esto. Por qué todas estas personas lo aturden, lo tocan y ponen nerviosa a su mamá.
Pero por suerte, los horarios de visita no son eternos y las enfermeras vienen a despedir a los intrusos, que se resisten un poco hasta que papá les muestra sin querer aquel instinto del que hablábamos, ¿se acuerdan?.

Bueno. Por fin se fueron.
A empezar de nuevo.
Bienvenido a este mundo Bebé.


Perdón si algún abuelo, tío, amigo, sobrino etc, se ofende con este post.
Es cierto que al bebé lo espera toda una familia. No es un ser aislado del amor de abuelos, tíos, amigos, primos y todos quienes quieren a la familia. Pero en ocasiones se genera una invasión al recién nacido y a sus papás, que apenas pueden con todo lo que se les mueve a ellos con el nacimiento y se ven obligados a exponerse a las ansiedades del resto.
Las mamás terminamos nerviosas y el bebé también. Se interrumpe ese espacio destinado por la naturaleza para el reconocimiento entre mamá-bebé, papá-bebé, y ni hablar si hay algún hermanito mayor, que necesite acercarse tranquilo al que llegó.
No es fácil para nosotras salir de la sala de partos y tratar de darle la teta por primera vez al bebé rodeada de las miradas de todos, esperando para opinar e intervenir. O levantarnos de la cama para ir al baño molestas, con apósitos, sin saber bien como caminar por los puntos.
Respetemos a la familia que está recibiendo una nueva personita. Nada pasa si los visitamos cuando vuelven al hogar. O si esperamos algunas horitas para que se acomoden. Me surge que hay que dejar que los protagonistas sean los protagonistas.
Bueno, como siempre digo, esa es mi opinión.

14 comentarios:

Silvia dijo...

Hemos pasado por la experiencia. Claro que sí!
Sobre todo si es la primera!!!
Y sumale a los familiares las enfermeras que te quieren ver los puntos, las que te obligan a hacer pis y no te dejan levantar al baño, o las que hacen dos días que no se ven y se encontraron.... en tu habitación!!!! (por supuesto, no en el horario de visitas, aunque, por qué no, en el cambio de turno de las... tres de la mañana!)
Y cuando llegaste a tu casa, y ahí están. Recien llegaditos (de viaje, para ayudar) tus suegros, tus padres, tus hermanos, cuñados, abuelos y tíos. Que se hicieron una comidita bien abundante, y a vós, te hirivieron una acelguita con zapallitos, para cuidarte, pobre....

mar¡a! dijo...

y ni hablar como cuando tu marido no entiende tampoco, y les ofrece a los padres quedarse en tu casa, en tu cama, total vos con la cesarea te arreglas en el sillon. y es una discusion para que entienda que no, que el bebe quiere normalidad de flia desde el dia 1, y no se quedan pero se pasan 5 dias de 8 a 24 (si 24), donde la que cocina, pone la mesa y lava es la de la cesarea, o sea YO. Ahora con este embarazo, lamento ofender suceptibilidades, pero no quiero a nadie en mi casa. Y se acabo.

Verónica dijo...

Y si chicas, nos ha pasado un poco a todas.
Sil, lo de la comida es cierto!!!!!! que horror.

Maria, parece que has tomado algunas riendas. Y, con el segundo una trata de reparar un poco la primera experiencia. Ya nos animamos más a poner algunos puntos en claro.
Espero que estes un poco mas descansada, y si no, aprovechá este fin de semana.
Besos.

Laia dijo...

Hola, vine de vuelta, muchas gracias por pasarte por mi blog, el tuyo esta muy bien también.

Yo creo que todas hemos pasado por eso y no sólo el primer día, sino los primeros meses. En mi caso tuve la suerte que mi hija nació a las 4 de la mañana.

Muchos besos

Verónica dijo...

Qué buena hora para nacer!!
Te evitaste gran parte de estos episodios, al menos en el primer momento.

Gracias por pasar.
Cariños.
Vero

Mai dijo...

Perdón, estabas hablando de mí? Por favor, me pasó lo mismo con mi primer hijito! A lo que tengo que agregarle el detalle de haber tenido un parto con miedo, porque quienes me asistieron tendrían que haber sido matarifes, no profesionales de la salud!
Con el segundo hijo la idea es reparar, como vos decís, pero... se dan cuenta de que el primero solo nace una vez? CARAJO!!
Perdón por el exabrupto...
Besos a todas!

Marcela y Sergio dijo...

Interesante post para enviar por correo a familiares directos de mamás que están por parir.
AAhhh el mail sería de lectura OBLIGADA a la hora de la cena con la tele apagada así TODOS se enteran y estarían advertidos.
Saludos Nosotros

Verónica dijo...

Maiu:
recontra perdonada por el exabrupto, y compartido. Es tan cierto, el primero solo nace una vez.

Marce y Seregio: me gusta la idea, autorizados a enviarlos a todos los familiares que crean conveniente. jaja

Cariños a todos.
Vero

Marina dijo...

COmparto absolutamente... desde fuera uno piensa una cosa, pero estando en la situación es otra... en ese momento no importa nadie más que el trío mamá-bebé-papá... todos los demás molestan... aunque suene antipático decirlo...
Besos!!

Verónica dijo...

Mari, como va? ya paso a verte para ver como sigue tu tema.

Y no importa sonar antipática, es así. De afuera puede no entenderse, pero de adentro se necesita un poco de privacidad y respeto de los tiempos.

Besos.
Vero

CLAU dijo...

Hay que risa me dio y a la vez ya lo estamos hablando con Javier,QUÈ DIFÌCIL VA SER ESE MOMENTO y ni hablar de cuando uno llegue a casa,porque como vos decis en htal las visitas tienen horarios,pero en casa??
Vero el siguiente post puede ser ese!!!jajajaja!!.
Estoy esperando un post que informes sobre la depre post parto, me servirìa mucho saber y la opiniones de las chicas tambien.
Saludos!!!

Verónica dijo...

Clau: ahí va el post que me pediste.
Espero te sirva, si no, pida de nuevo y ampliamos.

Cariños.
Vero

Xochitl.. dijo...

Verito yo lo solucioné fácil: Antes que naciera mi hija les pedí a todas mis amigas y conocidos que POR FAVOR no me visiten hasta despues de una semana y cumplieron!!! Así que cuando fueron a visitarnos yo estaba mas descansada y sin tanto dolor y mi hija mas adaptada a las personas.
Espero haber hecho bien y si no por lo menos ninguna de mis amistades se quejó jajaja.
Besos

Verónica dijo...

Xo:
Absoluta lucidez la tuya!!
Y mucha la suerte de que te hicieran caso!!