jueves, 28 de agosto de 2008

Ser madre


En un libro de relatos de María Novo llamado "ellas, las invisibles" encontré éste llamado "Ser madre" que me resultó conmovedor. Es el relato interno que va haciendo consigo misma una mujer que teniendo un bebé tiene que salir a trabajar, corriendo con sus horarios, compitiendo por no perder su puesto y deseando pasar mas tiempo con su hijo. Acá comparto con ustedes fragmentos del relato:

"...el reloj tan insistente como siempre y la prisa, corrompiendo ese deseo antiguo de tocar a su hijo y demorarse.
....Se trata de correr, de vivir de costado y a destiempo ese placer oculto y vivo de ser madre.-No saltes Juan, no saltes que hay que irse; y ahora se hace pis, otra vez a mudarlo, es que no llego, pero si ficho tarde me tendré que explicar, no sé ya qué decirles, porque esto no lo pueden entender, mi jefe es solo padre, que desdicha.

-Come bien niño y no metas la mano en la comida...Pero como le digo estas cosas si él sólo quiere jugar y nació para eso, para volcar los platos de la vida, para no ser usado sino usar, para romper el orden y reír, que ahora no ríe, tan atrapado por esta rapidez de un plan que no es el suyo: correr, salir corriendo, a las ocho menos cuarto alcanzar la guardería.....
...Que extraña sensación la de haber perdido el centro de mi vida, la de amar a este hijo más que a todos mis bienes y, sin embargo, no poder dedicarle más tiempo: ser madre y ser mujer, todo a la vez, estar con él pero estar en el mundo....

Ya nos vamos, el viento en contra.....Tengo miedo, me parece que es poco con el fin de semana, yo querría que él creciese conmigo más despacio, que sintiese que es parte de un proyecto que consiste en mirarse a los ojos y reír, no solo de este ir y venir que no puede entender......
Mi jefe no es mujer, si lo fuese entendería que las ocho es muy pronto cuando se tiene un hijo, que una media jornada sería suficiente, ya le pedí y me dijeron vete, ese es tu problema.

Tengo que competir con ellos, mis colegas. Siempre llegan intactos al trabajo....porque saben que hay alguien que les cubre; ellos pueden hacer reuniones cuando las guarderías cierran y los chicos esperan reconocer un rostro familiar en la puerta.
Ya la veo solo queda esta calle, y llegaremos pronto. ...Voy contando los tiempos que nos quedan de a dos, juntos tu y yo y me parecen cortos, escasos, medidos, ahora que podría disfrutarte, que de mayor te irás.....
Buenos días Elena. Juan llega un poco a disgusto, pero ya se le pasará, como otros días, eso me dicen, que después come y juega como todos.....
...Las ocho menos tres, los tres que necesito para llegar si está el ascensor en el portal y, si no, escaleras arriba, me va en ello el puesto.....

Logré llegar.
Doce expedientes, me espera un día intenso,
y acaban de anunciar una reunión..., tendré que pedirle a mi madre que recoja el niño a media tarde....
-Sí, señor director, podré quedarme, cómo no.

-La reunión es a las seis, ya lo he entendido. No faltaré. Que la empresa no tenga contratiempos, que los balances reflejen unas buenas ganancias. Por mí no quedará, señor director....
Pero que pena que usted no sea mujer y esté amamantando, qué pena que no sepa que la vida se esconde en otro sitio, palpita de otro modo.

¡Qué pena, señor director...!"
Espero que les haya gustado.. A mi me hizo pensar en muchas cosas. En ciertos tiempos en los que maternando, se nos dificulta subirnos al ritmo que nos piden y nos exigen nuestros trabajos, o quienes nos rodean. En esos ritmos que van a destiempo de los nuestros y que ni siquiera nosotras imaginábamos antes de ser mamás. Y en la búsqueda de reparar un poco estas sensaciones, generando otros espacios de disfrute con el bebé...

24 comentarios:

Ceci dijo...

Vero,
gracias por escribir y compartir estas cosas maravillosas que, al menos a mí, me conducen a lugares interiores, remotos y me ayudan a dejarme llevar por mis sensaciones y descubir, todo el tiempo descubrir...
Alguna vez corrí mucho...hoy creo que un poco menos, pero igual cuesta. Es bueno saber que no estamos solas.
Besos!

Vero dijo...

Qué precioso relato! podés citar bien el libro??? no conozco a la autora.
Qué bien hace leer esas cosas, volver a poner las cosas en eje, no?
Gracias.

Maria dijo...

A mi me hiciste llorar un monton, justo hoy que tengo un dia de m..
y que se que es casi imposible dejar todo para ver crecer a mi bebe. Ojala fuera mas simple todo, pero no.
Un beso, y si me das permiso, lo pongo en mi blog, porque me encanto.

Verónica dijo...

Ceci. Gracias por comentar y por tus palabras. Y es cierto..Es bueno saber que no estamos solas..

Vero: Bienvenida, el libro se llama "Ellas, las invisibles" es de una autora española: María Novo.
Tiene unos relatos hermosos, ya les voy a ir regalando otros ya que les gustó. Gracias por pasar.

Maria, sabés que cuando escribía pensaba mucho en vos. Por cosas que leía en tu blog. Ya se va a ir ordenando todo. Llamame y nos encontramos..
Besos.
Vero

Astrágalo dijo...

Me ha gustado tu relato, no conocia esa escritora, gracias a ti muchos escritores que son un poco anonimos ya no lo seran...buscaré el libro para regalarselo a mi novia. gracias.

Un besito astragalin.

Assumpta dijo...

Es muy bonito y muy triste al tiempo...

¡Qué pena que no haya auténtica voluntad para poder hacer compatibles los horarios de las madres trabajadoras!... ¡Qué bueno sería una mayor flexibilidad!

És para el bien de la madre y del hijo: de los dos. No se trata de "privilegios", se trata de hacer las cosas bien hechas.

Besos!!

Gilda dijo...

Vero , que lindo relato y que verdad en las palabras. Antes de tener a mi hijo no sabía que la vida me iba a cambiar tanto. Estoy super contenta por esto, pero es muy dificil compatibilizar tiempo para nuestro hijo, trabajo, quehaceres de la casa, ser esposa y seguir siendo mujer.
Muy lindo post y sirve para reflexionar sobre este tema.

Un beso enorme.

Marina dijo...

Tan cierto... y tan identificada me siento a veces... corriendo y tratando de dedicar más tiempo... y haciendo lo posible... y sintiendome culpable...
Un beso grande Vero... gracias por tus lindos comentarios siempre en mi blog

Verónica dijo...

Astragalo, seguro que le va a gustar el libro, te digo que yo tampoco la conocía a la autora haciendo excursión por una librería la encontré...

Assumpta, que tema ese de lograr flexibilizar los horarios de las madres..Y si que sería para el bien de la madre, del niño, de toda una sociedad, en definitiva..

Gil, es cierto nos van pasando cosas que antes de ser mamás no podíamos dimensionar. Y si, compatibilizar no es fácil..Será cuestión de ver como ir acomodándose.

Hola Marina: Es verdad, todas nos sentimos un poco identificadas con el relato desde algún lugar y desde las diferentes realidades de cada una..
Y gracias a vos también por tus comentarios..

Cariños a todos.
Vero

Pau dijo...

Vero, creo que todas como mujeres y madres que somos nos sentimos idetificadas con este relato tan real.
No es facil se madre en una sociedad que cada dia nos demanda cada vez mas.Pero creo que hay momentos donde hay que poner un stop para poder dedicarles a nuestros hijitos el tiempo que se merecen.
Muy bueno.

Un abrazo.

Verónica dijo...

Pau. Primero te digo que me alegra mucho que hayas vuelto a la ronda blogera. Se te extrañaba.
Y es cierto, hacerse un tiempo..todo un tema. Hay momentos en que puede ser dificil, pero si nos ponemos creativas a lo mejor algo vamos haciendo, en la medida que se pueda.

Beso para vos y Luca
Vero

Susana dijo...

Que bueno es este relato...todas nos sentimos identificadas con él. y es que la mujer de hoy en día parece que se le impone que debe ser una superwoman: buena madre, buena profesional, buena hija, buena amante, buena amiga... y entonces un día se te rompes las medias y te pones a llorar. Es demasiado...

Xochitl.. dijo...

Que historia !!! Justo eso viví cuando mi hija nació. Me dolia dejarla al mes y medio de nacida en la guarderia desde las 8 am hasta las 6 PM. Me dolia no poder estar mas tiempo con ella y que mi jefe me exigiera puntualidad y asistencia en el trabajo sin importar si mi hija estaba enferma. Por surte eso solo duró año y medio, ahora soy dueña de mi tiempo y estoy con ALe desde que sale del cole hasta que duerme. Pero que triste y dura la situacion de cientos de mujeres que viven el mismo drama cada día y todo por intentar darle una vida mejor a sus hijos.

Jorgelina dijo...

El relato es muy bonito Y realista.
Desde que tengo mi hija mi vida cambio rotundamente,no me imagino mi vida sin ella.Es lo mas importante de mi vida.
Besos

gringa dijo...

Que hermoso relato,la verdad que me hizo reflexionar,es dificil tratar de hacer todo,madre,esposa,mujer,profesional,es logico que haya cosas que nos salgan un poco mal,pero al menos lo intentamos un beso,buen fin de semana

Verónica dijo...

Susana, que bueno tenerte otra vez por acá. Me encantó lo de las medias..es cierto tantas cosas y exigencias que por algún lado, el menos esperado generalmente, se estalla..

Xo: Lo bueno es que pudiste reacomodarte y vivir a un ritmo mas tranquilo, sin dejar de trabajar y tener tus espacios también, y que bien te ha salido, que tu hija es un sol..

Jor, feliz tu hija de sentirse tan importante para vos!!!
Gringa: el intento, ese es el centro de todo, el generar, impulsar...
Buen fin de semana para vos también.
Besos a todas..
Vero

Gilda dijo...

Vero te deje mis comentarios en mi blog. Gracias por tus respuestas. Solo quiero comentarte que para mi es un halago que una profesional como vos me dé sus puntos de vista. No lo tomo a mal, aunque a veces sería mucho mas lindo hablar en persona y no leer las palbras friamente.
Miles de besos. Gracias!

Laia dijo...

Vero, que acierto poner este post. hasta se me han saltado las lagrimas. Es la vida de casi cualquier madre corremos y corremos, al final nos enfadamos y pagamos con los pobres niños y nos sentimos culpables, en el fondo son solo niños y no tienen culpa de nuestro ritmo de vida. Deben correr, saltar, mancharse, etc y nosotras nunca llegamos. Ojala en los trabajos fueran mas flexibles y no hubiese tanta competencia, al fin y al cabo los que mas lo sufren al final son ellos. Besos

CLAU dijo...

QUE ARDUA TAREA LA NUESTRA,SER MADDRES, MUJERES,ESPOSAS, PROFESIONALES...
ME HICISTE PENSAR MUCHO CUANDO ME TOQUE DEJAR A MI GORDO BELLO, QUE SENTIRE? QUE SENTIMIENTOS ENCONTRADOS TENDRE QUE DESCUBRIR?

GRACIAS VERO POR EL POST SIEMPRE TAN REFLEXIVOS!

Polin dijo...

Es difícil unir las dos cosas..yo me siento una privilegiada, trabajé medio día y ahora estoy dedicada a la la casa y a mi hijo...amor ir a buscarlo al jardín infantil, compartir con él un juego o una película.

Silvana dijo...

Uy, qué manera de llorar! Se me está terminando la licencia por maternidad y estoy con ese tema muy angustiada.
Tengo que presentarme el 12 de septiembre, pero pedí sin goce de haberes hasta el 30 en un colegio y voy a renuciar al otro para trabajar medio día.
No será fácil. Mi marido tiene un trabajo muy inseguro, pero hemos elegido vivir más JUSTOS, pero más JUNTOS. Igualmente me angustia ese medio día, hay que ir despegando. Llevamos dos meses tan pegaditas!

Rossana Vanadía dijo...

Cuando mi cuerpo y mente se aceleran, busco agacharme hasta la estatura de ellos, bué, a la niña no tanto porque ha crecido mucho. Y ver sus perspectivas. Verlos así, a los ojos. Y oírlos, y darles lo que requieran, un cuento, un mimo, una atención, e inclusive, una promesa. Un beso grande!

Verónica dijo...

Gil: gracias por tus palabras. A mi también me encantaría hablar personalmente con muchas de ustedes, eso si, agradezco poder hacerlo así, si no, no las hubiera conocido..

Laia, es así, navegar entre las corridas, los niños, las culpas. Conectarnos con nuestras posibilidades, buscar momentos para compartir, abrir espacios posibles..todo un trabajito también.

Clau. Vos por ahora tranqui que te falta, cuando llegue, irás viendo (como dice Xime). Mientras disfruta la pancita.

Polin, que bueno poder sentirte así, disfrutando esa posibilidad. Más ahora que esperas a la niña..

Sil, si que son fuertes estas elecciones. Pero valen la pena cuando se necesita ese tiempo de estar "juntos".

Rossana. Bienvenida. Gracias por pasar. Es tan importante lo que decís, mirarlos y escucharlos en sus necesidades y poder responder. Y eso va mas allá de los tiempos, y los trabajos..

Gracias a todas por pasar.
Cariños.
Vero

OLGUIS dijo...

las madres hacemos lo humanamente posible para estas con nuestros hijos.
saludos
olga.