jueves, 7 de agosto de 2008

Dia del niño


Se acerca el día del niño.

Las jugueterías llenas de carteles. Los hiper con gente en las góndolas buscando regalitos.

Los chicos esperando el domingo con una ansiedad descomunal, tratando de adivinar si le compraremos "eso" que esperan.
Mamás y papás corriendo para comprar "eso" de lo que hablábamos.
Esa es una parte del asunto. Todo niño que ya entiende de qué se trata espera su regalito.
Y está bueno. ¿No lo esperaban cuando eran niños? ¿No esperan de alguna forma el del día de la madre o del padre?.
Pero me gusta ir más allá. Hacer ese día especial.
Me encanta sorprenderlos con un desayuno distinto, raro.
Planear una búsqueda del tesoro para que lleguen a los regalos.
Cocinarles la comida que mas les guste.
Hacer un paseo divertido. Hacerlos sentir especiales ese día.
Que sean el verdadero centro del festejo.
Generar momentos de disfrute para que se inscriban. Regalarles vivencias, emociones.
Con los años, el tesoro que les va quedando es ese. No sé si recordarán el regalo en sí.
Pero se guardan el movimiento, los juegos, la comidita especial, la familia rondando, los mates circulando. Ellos como motivo y centro de la reunión.

Me gusta pensar el día de ellos desde ese lugar también.

5 comentarios:

XIMENA IANANTUONI dijo...

¡sos una divina total!, tu blog está re lindo, te felicito por tu casa nueva, y te agradezco tu forma de compartir, un besote

Verónica dijo...

Xime. Que lindo. Gracias. Me encanta que pases por acá. Y me encantaron tus últimos posts de la adolescencia precoz, sobretodo pensando en la edad del niño en cuestión. ¡socorro. Madres desesperadas!! jaja.
Besos

Veroka dijo...

Hola Vero, tenés razón que ese día tiene que ser especial más allá del regalito.Los chicos tienen que sentirse homenajeados.
Saludos!

mariapasquali dijo...

Veronica, gracias por tu comentario en www.cuatrohijos.blogspot.
Tomare las sugerencias para el domingo de hacerlos sentir el centro de ese día.
Ademas las voy a comentar al aire para que otras mamás dejen de enloquecer con las compras y pongan mas pilas en la ceremonia.
gracias Maria Eugenia Pasquali

Verónica dijo...

Hola Maria Eugenia. ¡Qué bueno tener un micrófono a mano para sugerir esas cosas! ¿no?.

Gracias por pasar.
Vero