domingo, 17 de agosto de 2008

Una pequeña madre


En mi casa habita una pequeña madrecita.

Se conecta facilmente con las necesidades de Alejo. Lo atiende, descifra palabras que los menos atentos no le entienden.

Cuando van a dormir a casa de los abuelos, da las indicaciones: así no le gusta que le den el remedio, la leche si no es tibia no la toma, hay que llevarlo a hacer pis antes de dormir, esos muñequitos lo aburren.... Y así un montón de cosas.


Me conmueve verla registrar a su hermano de esa manera.

Le arma juegos a medida, sabe cómo hacerlo reir y embarcarlo en situaciones de fantasía inmensas, divertidas.

El otro dia Alejo estaba molesto, yo recién llegaba del consultorio con la cabeza un poco aturdida. El lloraba, yo tomé fuerzas y le dije "ya voy", tomé un analgésico y cuando iba para la pieza de los chicos la escuché a ella invitarlo: "¿querés que la hermana te prepare un bañito?" y le preparó, controló el agua, le hacía chistes ( yo me mordía para no meterme ) le lavó la cabeza, Alejo se dejó que no es tan común, lo bañó, lo sacó y lo vistió. Bajé la escalera corriendo para que no se sintiera observada por mi. Al ratito bajó ella, "listo, ya está bañadito y acostado viendo los dibus".

¡Me mató de amor!

Luisina tiene ocho años. ¿Será que las mujeres nacemos con una madrecita interior?.

Siento que muchas de las cosas que despliega son registros de la forma en que su papá y yo los hemos ido criando, pero hay otro registro que se me hace como de una herencia "femenina maternante" del asunto, un registro interno que despliega por ser una mujercita.

Será un poco de todo ¿no?....

18 comentarios:

La Colo dijo...

No sé a que se debe, si es la madrecita que lleva adentro o ese amor que ustedes les enseñaron a tener por su hermano, lo que es real es que mientras otros hermanos, se faltan el respeto y se dicen atrocidades (lo he visto), aunque se amen, obviamente, vos tenés en tu casa a un maravilloso ser humano, que además de querer a su hermano, tiene una vocación de servicio hacia las necesidades de los demás. No se si me estaré equivocando, el tiempo lo dirá, ahora es muy chica, pero con esa percepción, algo grande va a ser en la vida, seguro. Te felicito por esos hijos que tenés.
Besotes.
P.D: Al final me tuve que mudar de blog.

Verónica dijo...

Colo: que me agarraste en un dia suceptible y me has hecho lagrimear (si señor, los psicólogos tambien lloramos jaja).
Gracias por tus palabras Colo.
Besos.
Vero

Marina dijo...

Qué divina!!!
Yo creo que sí, que las mujeres tenemos "algo" que nos hace más sensible a estas cosas...
Un beso grande! Y ya te mando mi mail...

Charo dijo...

Ser hermana mayor con diferencia de edad importante puede ser algo muy especial. En casa mi hermano menor (al que le llevo 14 años) decía que tenía muchas madres: mi mamá y sus cuatro hermanas mayores (aclaro: también hay otro hermano varón).
Todavía me acuerdo cuando tenía un año y medio y tuvo varicela que quiso dormir conmigo toda la semana. Yo no la había tenido, pero no me importaba. Muy lindo lo que escribís. Gracias.

Verónica dijo...

Mari: viste? "algo" tenemos las mujeres desde niñas ...

Charo: Qué bien la habran pasado esos varones con tantas hermanas mayores a su alrededor NO?
Gracias por pasar siempre.
Beso

Xochitl.. dijo...

Hola vero, primero gracias por las felicitaciones.
Te cuento que mi hija es muy parecida a lo que cuentas de la tuya, obvio con los vecinitos, amiguitos, primitos, etc. Hay una niña en particular (de 2 añitos) que la sigue tanto que hasta sus papás se asombran de como gusta estar con mi hija, tan asi que le dicen a su hijita "ya llegó tu mamá Frida" y es que ella le tiene una paciencia, la hace comer, jugar y domir. Creo que es un conjunto de todo, de la educación que recibe en casa y a la vez de ese amor maternal que casi todas traemos de nacimiento.
Un beso!!

Kinshasa dijo...

Pero que ricura tienes.....que bonito gesto por su parte cuidar de su hermanito así....que gran personita tienes en casa...un besote a la hermosura...

Teresa

Verónica dijo...

Edith: Pero si tu niña es genial. Un lindo combo de cosas maravillosas.

Tere: gracias. Siempre con tu mirada tan amorosa hacia los gestos de los niños. Un beso grande para vos y las niñas.

Vero

La Colo dijo...

Vero, ya se lo dije a una de las chicas. Yo siempre creo que las cosas por algo pasan. Y en este caso, me parece que el primero cumplió con un ciclo. Es muy curioso, y sos a la primera que se lo cuento y a través tuyo, a quienes lean esto, pero mi blog fue mi secreto durante dos meses o un poquito más. El lío lo arme con mi intencion de darle un cambio al día siguiente que mi hermana supo de su existencia, que si lo visitás vas a ver un comment de ella cuando lo descubrió. Fue como que le hacía falta eso para morir y nacer en otro. Habrá que creer?...
Gracias por estar en la re-inauguración, es un placer contarte como lectora, ya te lo dije, un orgullo para mi.

Siltro dijo...

Vero, llegué a tu blog por medio de La colo. Me gustó mucho, y sobre todo este último post.
Qué decirte? A veces subestimamos a los niños.
Seguramente que tiene que ver la crianza, y el ambiente en el que viven tus chicos. Los valores que se trasmiten, los ejemplos y el amor (palabrita corta pero intensa y poderosa).
Te cuento que también soy Psicóloga, de Rosario, y trabajo con adultos pero mas que nada con niños.
Te felicito por tus hijos y por escribir cosas tan lindas.
Un beso grande.

Verónica dijo...

Hola Sil. Bienvenida y gracias por visitar el blog.
Espero que nos encontremos seguido por acá.

Laura dijo...

Ay qué lindo, qué amor. Yo cuando tenía 11 mi mamá (y mi papá, claro) se despacharon con el cuarto hijo que vinieron a ser dobles. Mi vieja siempre dice que yo la ayudé a criar a los mellis y que los entendía, jugaba, mimaba...
No sé si es instintivo, pero qué lindo!! Ese amor tan particular que se construye en esa relación de hermanos tan particular no se destruye con nada luego...
Hoy tienen 22 y los amo!

Verónica dijo...

Lau: que lindo lo que contás!!
Qué bueno sentir que esos son vínculos irrompibles, fuertes, profundos...Gracias por compartirlo.
Cariños.
Vero

Jorgelina dijo...

Tu hija es una ternurita,y desde niñas todas tenemos algo de mama.
Un beso

Polin dijo...

Me muero la ternura!!! Yo creo que venimos con cierto registro, pero a algunas les nace más que a otras..de todas maneras

Françoise dijo...

veronica, queria pasar a agradecerte tu comentario de hace ya varios dias, quise hacerlo antes pero la falta de tiempo no me lo habia permitido.
Ahora estoy un poco de prisa, pero prometo pasar la proxima vez con mas tiempo para conocer tu casa y poder dejar mis comentarios. Por ahora te dejo un abrazo y hasta pronto

Verónica dijo...

Hola Jor: Que lindo verte seguido por acá!! Y sí, es una ternurita, aunque tiene un lado no tan tierno también que despliega sobretodo con el hermano mayor. Ja

Polin, hola de nuevo, es cierto algunas niñas despliegan más que otras estas cuestiones.

Françoise: Bienvenida. Gracias por pasar. Sabes que me encanta entrar a tu blog, así que es un placer que te hayas acercado al mío.


Cariños a todas

CLAU dijo...

VERO TU NENA ME REFLEJO UN POCO DE MI VIDA DE NIÑA, DE CHICA YA AYUDABA A MI MAMA EN CASA COCINANDO,LIMPIANDO O LO QUE FUERA,CREO QUE SE TRATA DE AYUDAR AL PRÒJIMO DE ESTAR CUANDO EL OTRO LO NECESITA.
PERO ESE OTRO NO ES CUALQUIERA, ES AYUDAR A MAMA QUE SIEMPRE ESTA Y AL HERMANITO MENOR ESE QUE PROTEJEMOS Y QUE CREEMOS QUE ES UN POQUITO NUESTRO..
ASI QUE TENES FRENTE A VOS TODA UNA MUJERCITA...
BESOS!!