miércoles, 6 de agosto de 2008

Semana de la Lactancia





Y. Con esto de la ausencia en el blog se me pasa la semana de la lactancia.
Pero llego a tiempo para escribir antes del 7 dedicarle el post que merece.

Sólo pensar en darle la teta al bebé me hace sentir vínculo, mimos.
Poder, fuerza, naturaleza a pleno. Contacto, piel, olorcito rico.
Seguir juntitos después del embarazo. Crecer, expandirnos.
Seguridad para nosotras y nuestro hijo.
Salud, amor, presencia, sostén.
Estar abiertas para el disfrute.
Enfrentarnos con algunas complicaciones y poder solucionarlas.
Miradas.
Eso sentí yo. Y pude acompañar a muchas mujeres que también lo han sentido de esa forma.
También encontré mamás inseguras con la tarea, o que no la disfrutaban tanto. Quizás con miedos, con prejuicios. Con historias difíciles para revisar y crecer con la experiencia. Otras que por razones de salud no pudieron amamantar a sus bebés.
Pienso en la importancia de las redes femeninas sostenedoras del vínculo y la lactancia.
En los mitos que la rodean y es necesario romper.
En la libertad de las mujeres para dar la teta como les vaya saliendo, escuchando sus voces internas, a la naturaleza que les habla.
Y algo más. En los profesionales de la salud que acompañan a las familias cuando nace un bebé. Siento que no siempre saben como sostener, ayudar, apoyar y generar espacios para que demos la teta libremente. Es más, aveces parecen querer entorpecer un proceso natural. Parecen desconocer y eso me resulta imperdonable. Y parece exagerar, pero pensemos que ese desconocimiento, ese entorpecer, hace sentir a las mujeres frustradas, solas, tristes, alejadas de todas sus posibilidades reales. En ocasiones terminan abandonando la lactancia. Y con muchas sensaciones movilizadoras durante el puerperio que podrían haberse evitado.
Ese punto es el que quiero remarcar esta semana de la lactancia. Me gustaría que de una vez la cosa empezara a cambiar.

Y nada más. Feliz semana también especial, para quienes esten disfrutando ese inmenso período de la lactancia. Crezcan con él. Vívanlo. Y sean felices.....

5 comentarios:

Marina dijo...

No hay vínculo más lindo que el que se crea en ese momento... indescriptible... cómo lo extraño!

Verónica dijo...

Si que dá como una nostalgia ¿no?.
Lo bueno es que deja registros en nosotras y en nuestros hijos que quedan inscriptos en el vínculo que nos une toda la vida.

NuriBadilla dijo...

Holaaaaaaaa

gracias por la visita mi dirección es
nbadilla@gmail.com

Mai dijo...

Tengo la satisfacción de estar amamantando a mi hijita de 11 meses a full. También toma leche de vaca cuando estoy trabajando desde los 8 meses, pero la teta es su manjar... y el mío! Qué placer! Qué conexión! Qué íntegra me hace sentir! LA NATURALEZA ES MARAVILLOSA. Lástima que después llegan los hombres que supuestamente "saben" del tema...
Ojalá la cosa cambie, definitivamente!
Sería bueno que las futuras mamás puedan contar con asesoramiento serio de puericultoras para hacerse de un escudo protector de tantos médicos incrédulos. Y más que nada, que sigan SU INSTINTO.
Besos y FELIZ SEMANA DE LA LACTANCIA!!!

Verónica dijo...

Si Mai, coincido. Las mujeres tenemos que generarnos esos espacios. Somos las protagonistas y las que podemos elegir cambiar las formas.
Beso.