lunes, 8 de septiembre de 2008

Creciendo


Voy creciendo con mis hijos. Voy caminando por lugares desconocidos, nuevos para mi.

Durante mis puerperios fui aprendiendo, tuve miedos, sensaciones raras con las que me pude conectar. Me fui encontrando con esos rincones inexplorables de otro modo y creo que pude aprovecharlos.

Pero mis hijos mayores crecen, avanzan en sus etapas. Por momentos en una corrida tan veloz que me parece haberme perdido de algo en el camino. Y en este crecimiento, sobretodo del mayor, que cumple 11 años, me conecto con algunos miedos distintos a aquellos que sentía cuando me inauguraba en la maternidad. En este año, lo he visto pasar por situaciones complicadas para él en relación a los otros de su edad. Este entramado en el cual los seres humanos nos relacionamos no es fácil, y "¡como nos cuesta sentir que nuestros hijos sufren aunque ya sepamos que es parte de la vida!..."

Me entristece cuando veo a chicos de su edad sin registro de los otros, diciendo palabras que saben que herirán al compañero o le marcarán su falta, robándose cosas entre ellos, manipulando a los compañeros para que hagan lo que les piden. Siento que algo no funciona bien.

Veo algunos grupos de niños de 10 y 11 años unirse y tener actitudes "muy agresivas" hacia otros y me parece desolador, me da la idea de un futuro complicado. Para mis hijos, para los de ustedes, para nosotros como sociedad. Siento que si naturalizamos estas actitudes, nos vamos a ir perdiendo. Si no las frenamos, si no las trabajamos desde la salud, la educación, la familia, todos mirando en conjunto, dejaremos pasar la oportunidad de cambiar algo para regalarles a nuestros hijos una forma de vivir mas sana, mas conectados con los otros como seres humanos.

Pienso en la tarea que como mayores estamos haciendo. En nuestra forma de manejarnos, de trabajar, de conducir, de tratarnos en la calle, en la escuela...Pienso en las tareas de crianza, en nuestras acciones como padres. En los códigos que imperan dentro de los círculos en que los niños crecen. En la Escuela, sus funciones y sus espacios. Los medios de comunicación....tantas cosas.

En ocasiones hablando con mamás en la escuela, corremos el riesgo de quedarnos en una "defensa" de nuestros hijos y nuestro desempeño como padres: "mi hijo sería incapáz", y cerramos la puerta de la mirada posible, la mirada de lo que les está pasando a nuestros niños, del interjuego que hay con los otros y con nosotros mismos.
Estoy aprendiendo. Creciendo en estas cosas.

Ezequiel va creciendo, saliendo al mundo, y yo en cierta manera lo hago con él. Porque me enfrento esto desde el lugar de mamá. Intentando entender, explicarle, decirle, hacer las cosas mejor.
Me conmueve cuando veo en él preocupación por los otros, ganas de ayudar e incomprensión frente a acciones que él ni llega a imaginarse llevar adelante.
En un libro de Liliana Gonzalez "La educación en escena", encontré algo que me encantó:
".....Nuestro país está lleno de Pulgarcitos abandonados, Caperucitas seducidas, Cenicientas y Patitos Feos discriminados. Lobos feroces, brujas, hechiceras y afines pululan con otros disfraces por nuestra cotidianeidad. Pero ¿dónde están los príncipes y duendes que salvaban de los males y aseguraban el triunfo del amor y la verdad en finales felices comiendo perdices?
Y desde esta posición infantil los invito a soñar con un tiempo en el que volvamos a jugar al andón pirulero y que cada quien atienda su juego:
-Padres cumpliendo gozosa y responsablemente su función paterna.
-Docentes apasionados que acepten el desafío de recrear la escuela.
-Comunicadores responsables ejerciendo la ética de la palabra.
-Funcionarios atentos y responsables que liberen al hombre de la angustia por sobrevivir y aseguren políticas que cubran las necesidades básicas de la infancia que posibiliten que el niño, sin hambre, tenga apetito de aprender."
Es un libro muy interesante. ¡Gracias Ceci por prestármelo!. Ya les voy a ir trayendo mas cositas de ahí.

13 comentarios:

Laia dijo...

Es normal que crezcas con tus hijos, y que te preocupen todas las cosas que he leido, pero tenemos que ser conscientes de una cosa, no podemos protegerlos siempre, alguna vez tienen que caer para poder aprender, por duro que nos resulte.

Eres afortunada, Eze es buen niño y por lo menos te escucha y aprende de sus errores. Besos

Verónica dijo...

Laia, es cierto. No podemos protegerlos siempre!! Y si que soy muy afortunada, Eze es un niño hiper sensible, conectado con necesidades del resto.

Besos para vos y Aitana.
Vero

Gilda dijo...

Vero , cuanta razón, no sabes lo que me preocupa el futuro. A veces lo hablamos con mi marido, con mi hermana que tiene un nene de 5 años. Y vemos tantas cosas que realmente me asustan. Siento que todo lo que podemos hacer como padres no es suficiente para protejerlos, no para que no sufran, porque el sufrimiento se que tiene que pasar, pero al menos para que no tengan que vivir tantas cosas malas. Hoy todos los días lees en el diario, ves en la tele, violencia, droga, falta de respeto, etc y el panorama es como desolador.
Es un tema para pensar y para encontrar una solución como sociedad.

Besos.

La Colo dijo...

Es terrible Vero, nuestros temores crecen junto con ellos, porque cuando son chiquitos tenemos temores pero estamos casi siempre con ellos para "sacar las papas del fuego", pero cuando se empiezan a independizar, a salir solos, a tener sus propias experiencias, la cosa se complica. Por lo menos yo, con la nena, me siento con muchísimos temores, no paro de hablarle, de aconsejarla, pero todo me parece insuficiente...... por Dios!!! qué difícil.
Uh, me pintó el bajón. Besotes!

Marina dijo...

Ay Vero... qué lindo toooodo, como siempre... tus palabras... los textos que elegís... es tan cierto todo...
Esa facilidad que tienen algunos chicos de herir al otro como decís... eso es lo que tanto miedo me dá con mi hijo cuando "salga al exterior"... sé que no lo puedo evitar, pero sé que quiero estar ahí para contenerlo...
El otro día me asombré porque mi hijo me preguntó que quería decir "gordo"... claro, él no lo sabe, porque no lo usa como una palabra ofensiva hacia los demás como muchos chicos la usan... en eso me puse orgullosa de mi hijo...
Un beso graaaaande Vero!

Anónimo dijo...

no podemos impedir que crezcan solo podemos ayudarles a hacerlo bien y felices!!!

besitos

Teresa

Xochitl.. dijo...

Que dificil es ver que nuestros hijos crezcan en un ambiente que no es el óptimo para ellos, por ejemplo en la escuela y no porque la escuela no sirva sino porque hay ciertos niños que e su casa no les dan amor, no les enseñan educación y vienen a reflejar en la escuela con los demas niños lo que ellos sufren en su hogar. Hoy mi hija me decía que iba a pasar a su asiento en el salón de clase y había otra niña tapando el paso, que ella le decia "con permiso Adith", "Adith, dame permiso de pasar" y que la niña nunca se quito entones ella le pasó por un lado y obvio la rozó con el cuerpo y la chiquita le dijo "niña babosa porqué no te fijas!!" Obvio a mi me dio tanto coraje que mi primera respuesta fue "le hubieras dicho que babosa ella" y me dice mi hija "no mama porque luego ella me pega, si yo le pego también entonces te van a mandar llamar a tí, no tiene caso mejor la ignoro" Cuesta mucho verlos crecer y que en el camino se encuentren con personas como "Adith" desafortunadamente lo único que podemos hacer es amarlos y educarlos, enseñarles el respeto hacia las demas personas y que de a poquito vayamos poniendo nuestro granito de arena para cambiar el mundo. El cambio comienza con nosotros no??
Un abrazo

Marcela y Sergio dijo...

Me entristece cuando veo a chicos de su edad sin registro de los otros, diciendo palabras que saben que herirán al compañero o le marcarán su falta, robándose cosas entre ellos, manipulando a los compañeros para que hagan lo que les piden. Siento que algo no funciona bien.......
No es el fiel reflejo de la sociedad en la que estamos inmersos de donde ellos copian los ejemplos que les estamos dando como "adultos"??????

Verónica dijo...

Bueno, hola a todos..
Coincidimos en mirarnos nosotros, los adultos, los padres, las familias, la escuela...todos..
Ver que en nuestros niños se refleja nuestro funcionar.
Será que desde donde cada uno pueda deberemos ir generando cosas diferentes, no resignarnos en este camino de cambios y nuevas formas de conectarnos.

Como siempre a todos gracias por pasar. A Gilda, la Colo, Edith, Tere, Marina, Marce y Sergio

http://www.cauacuaryus.blogspot.com/ dijo...

VERITO CUANTA RAZON,CUANTOS MIEDOS.
A VECES HABLAMOS CON JAVIER DE IRNOS ,PERO NO ES LA SOLUCION!!
AQUI O ALLA LAS COSAS SUCEDEN IGUAL,ES VERDAD EL CAMBIO EMPIEZA POR LOS ADULTOS,PERO COMO LO HACEMOS? A VECES SIENTO QUE SOMOS MINORIA Y A LA VEZ SERIA TODO TAN FACIL SI CADA UNO DEJARA DE LADO SUS CONVENIENCIAS.

BESOS....

Verónica dijo...

Clau. Sos vos??
Si, sos vos.

Que temita, como cambiar ciertas cosas. Mirá, creo que en un principio está la transmisión que hacemos hacia nuestros hijos en casa. Lo que "hacemos", como nos manejamos en la vida con los otros y entre nosotros. Y no naturalizar, no dejar de sorprendernos, decir, hablar de cosas que nos preocupan. Yo por ejemplo, voy seguido a la escuela de los chicos, hablo con las maestras, las directoras, planteo mis preocupaciones, intentando que miremos juntas estas cosas. Involucrarme, cuestionarme, revisar..A mi me sirve..

Besos a vos y a Thiago.

Vero

Françoise dijo...

Ay Vero, que cosas, lo mas duro es que eso va a pasarnos toda la vida, porque asi nuestros hijos crezcannosotros seguiremos preocupandonos por ellos y por todos lo0s que amamos, es que este mundo esta cada vez mas dificil. Yo no quiero ser una madre sobreprotectora, pero a veces me da la impresion que si le quito los ojos un segundo cualquier cosa le puede pasar, porque desafortunadamente este mundo que "evoluciona", trae consigo mas peligros y cada vez mas diciles de atrapar. Sabiduria, eso es lo que mas pido yo para educar a mi bebe y darle armas suficientes para que enfrente este MUNDO.

Verónica dijo...

Françoise: esto que decis, cual será el límite entre sobreprotección y protección? Hasta donde debemos cuidar? Límite difícil. Sabiduría...para saber acerca de ese límite y para involucrarnos nosotros mismos en la tarea de revisar como nos manejamos. Para dar espacios de charla con nuestros hijos, contener y tener con ellos puntos de encuentro...
Gracias por tus palabras siempre.
Cariños.
Vero