viernes, 31 de octubre de 2008

Mas que una pediatra.









Luego de la experiencia que nos tocó vivir cuando Luisina nació, no fue fácil pensar en el nacimiento de Alejo despojándome del miedo, de la angustia porque sentía que "algo" podía pasar.

En realidad me preocupaba esto de que los médicos y las enfermeras no me creyeron cuando les dije que "algo" le estaba pasando a mi beba.

Entonces, embarazada de Alejo recordé una pediatra que durante la internación en la Neo de Luisi estuvo muy cerca, disponible. Charlaba conmigo en la madrugada mientras yo miraba a Luisina o la amamantaba. Estuvo muy pendiente de sus estudios y de nosotros. En ese momento era residente del hospital.

Pedí una consulta con ella, y me senté en su consultorio con un embarazo de apenas 4 meses a contarle todo esto que me pasaba. El miedo, la angustia y la necesidad de que al bebé que venía lo recibiera alguien que me diera confianza y que confiara a la vez en lo que yo le dijera. Que me escuchara y no me tratara como una madre tonta que no entiende nada de bebés.

Ella recordaba todo lo que había pasado aunque Luisina ya tenía 5 años.
Encontré una persona sensible, conectada con los otros y con una disposición increíble.
Me prometió acompañarnos en el parto y ser ella quien recibiera a ese nuevo bebé.
Nos seguimos viendo durante el embarazo porque comencé a llevar a mis otros niños a consulta con ella. Y cuando se acercó la fecha coordinamos llamarla cuando estuviera en trabajo de parto.

El día que nació Alejo nos comunicamos y ella se mantuvo informada con los médicos de la guardia. Lo cierto es que cuando paso a sala de partos no la veía, pero eran muchas cosas al mismo tiempo las que sentía y estaba viviendo. Pero en el momento de los pujos, se abrió la puerta y entró corriendo para recibirlo.

Les aseguro que lo envolvió con tanto cuidado, con tanto amor. Lo revisó enterito mientras le decía palabras lindas, lo elogiaba, lo tranquilizaba. Me iba contando que estaba perfecto. Y por último se acercó y me lo entregó con mucha delicadeza. Le pedí que me diera la mano y le agradecí. Me regaló mucho más que una atención médica, me devolvió la confianza, calmó mi ansiedad. Se quedó un largo rato en el hospital. Sabía que para mi esas primeras horas eran las importantes. Ale estuvo perfecto. Nada pasó, ni la historia se repitió. Pero siempre voy a agradecer haber tenido a esa persona comprometida con lo que hace, para devolvernos la confianza y la seguridad.

Pasó el tiempo, ella siguió el crecimiento de Alejo. Y quedó embarazada de su tercer hijo.

Ayer volviendo en el auto a casa del trabajo la vi con su bebito en brazos. Paré para saludarla y conocer al bebé. Cuando le pregunté como estaba me dijo "así de babosa como estabas vos con Alejo.." hablaba con la cara iluminada, una sonrisa enorme y una mirada que me hizo recordar todo esto que cuento acá. Me alegró verla así...

Y le agradezco otra vez desde este blog..
Su nombre: Carola Arazi. Del Hospital Privado

23 comentarios:

Johana dijo...

Que dicha Veronica cuando nos topamos con personal de salud que logra entender que no buscamos solo su conocimiento, su tecnica y su cienca...sus pestanas quemadas...sino que lo que mas necesitamos es su parte humana..verle involucrarse, interesarse de a verdad y poner el corazon...tratando tambien de ponerse en los zapatos de uno en cada circunstancia.
Yo lamentablemente con la pediatra, bueno...es de las pocas que hay por aqui (eso es lo malo de no vivir en la capital por que alli si que hay muchas opciones). Ahora bien, con mi ginecologa si la relacion es asi por que es como mi hermana, que vino a vivir con nosotros cuando iba a hacer la residencia medica hace muchos anos. Fue una delicia su trato, su amor, su entrega, su compromiso. Envidiable!!

Un abrazo,

Françoise dijo...

Yo pienso que en el momento que nace un hijo, la familia se agranda y no solo por la llegada del bebe sino porque inmediatamente el pediatra se hace indispensable para nuestra vida de ahi en adelante. Estoy convencida que debe ser una persona que tranquiliza y quita miedos, que ensena y guia y sobre todo que protege a nuestro hijo. Mi experiencia no ha sido la mejor, de hecho en mi blog he dedicado varios post a hablar de los pesimos pediatras que me he cruzado aca desde que mi hijo nacio. Lamentablemente el unico personal medico por el que siento una admiracion en cuanto a nosotros se refiere, es el de la clinica donde tuvimos el parto. Fue sencillamente maravilloso, calido, humano, personal, intimo... sin palabras... pero de ahi en adelante los medicos que han visto a mi hijo en vez de ayudarlo lo han lastimado mas y a nosotros nos han vuelto miedosos y exepticos. Asi que mi querida Vero, cuanto te envidio... yo ya quisiera tener a alguien asi en nuestra familia.
Igual sigo buscando... la ultima que vimos me esta quitando mis prevenciones y estamos dando pasos.
Un abrazo fuerte

gringa dijo...

Que bueno encontrar un profesional que se comprometa,que se pone en tu lugar,que te entienda,muchas veces por no creerle a mamás primerizas han ocurridos hechos lamentables,por suerte mi obstetra me ayudaba con cada una de mis inquietudes y hoy en la pediatra encontre a alguien que me entiende y sobre todo me contiene,aunque son pocos los profesionales asi,es bueno mencionar a aquellos que valen la pena besosssss

Jorgelina dijo...

Que linda historia!
Es dificil encontrar un profesional tan comprometido con sus pacientes...
Besitos

Françoise dijo...

A ti y a los otros lectores, disculpenme el error garrafal de ortografia. Dije exepticos (horrible). Hago la correcion: Escépticos.

KL@U dijo...

A VECES TENGO ESA SENSACION , DE QUE TODO ES TAN FRIO,UNO ENTRA AL CONSULTORIO Y LO DE SIEMPRE:PESO, PRESIÒN,RECETAS,ALGUN QUE OTRO ESTUDIO PARA VER....Y ESA GANAS DE DECIR "YA ESTA".
NOS VEMOS EN 30 DIAS...QUIZAS PARA ELLOS ES TAN NORMAL ESAS SITUACIONES Y UNO QUISIERA DETALLAR TODO LO QUE SIENTE Y VIVE EN ESAS FECHAS!!

QUE BUENO LO QUE TE PASO CON ESTA PERSONA , QUE LINDO HABERLA ENCONTRADO EN TU CAMINO!


BESO, BUEN FINDE!!

Marina dijo...

Qué lindo post... qué lindo encontrar una persona tan "humana" cumpliendo su trabajo... y en ese momento tan mágico y con tantos miedos sentirte acompañada así debe ser fabuloso...
Te cuento que vi tu post de los pañales tarde, pero te dejé mi comentario.
Besotes!!

Charo dijo...

Es un regalo encontrar profesionales así. A mí me pasa eso con mi ginecóloga (que no es obstetra), siento que por sobre todo me cuida todo el tiempo.
Buen fin de semana!!

Rossana Vanadía dijo...

Que buen dato. Yo también he tenido una buena pediatra. Excelente. Me consolaba a mí cuando tenían fiebre, imaginate.

Nerina Thomas dijo...

Vero!! Tu reconocimiento es loable, sin duda.La memoria es una de las mejores virtudes con que cuenta el ser.Tu médica, además de su título, cuenta con " un gran amor de humanidad". Y ello es la que la hace grande. Un abrzo

juli dijo...

Vero que precioso relato...fuí hasta el post donde relatás lo que sucedió con tu hijita y me emocioné mucho...creo que una de las frases que deberían prohibir en todos los ámbitos de la saludo es: Sos primeriza????....no entiendo porque la necesidad de tratar a la mamá como estúpida...creo que un ser capaz de gestar y dar a luz no puede ser tratado con tanto desprecio....gracias al cielo que te topaste con ese ángel que colaboró para que esta historia tenga un final feliz!

Besos

tia elsa dijo...

Que importante es un médico comprometido con su profesión, para el paciente es primordial, por eso yo también recuerdo con afecto a mi primer obstetra que me ayudó a traer al mundo a mis dos hijos mayores, por su afecto y dedicación quisé otra vez que me atendiera con el tercero pero habían pasado 14 años y ya no atendía partos, no sabés como me costo encontrar reemplazante, muy lindo post, besos tía Elsa.

Laia dijo...

Vero, fui hasta el post donde contabas el nacimiento de Luisina y se me caían las lágrimas de leerte, menos mal que pasó todo y salió bien.

La confianza y la calidez en esos momentos es mas que fundamental, suert que encontraste a alguien así y te tranquilizó.

Muchos besos

Monica dijo...

Vero: creo que hay muchos profesionales asi, el tema es encontrarlos. Tuviste la suerte de cruzarte a uno de ellos, no lo pierdas...Y esa frase que te dijo al final...ufff !!!! En vez de decir felizmente emocionada desde ahora vamos a usar el termino Felizmente Veronizada... que es mas o menos lo mismo...o no ???
Un beso grande y en serio no le pierdas rastro a esa pediatra, es un lujo con todas las letras.
Monica

Vero dijo...

Vero, empecé a leer y me fui a la historia de Luisi, y lloré pensando en vos en esos momentos tan difíciles. Me alegro mucho que todo haya pasado pronto, y qué bueno que con Alejo pudiste estar bien acompañada y contenida.
Besos!

Somos tres dijo...

Yo creo que en estos tiempos la atencion de los medicos ha dejado la parte humana de lado, a los medicos solo les importa facturar y que pase el que sigue. En cuanto a los pediatras me parece muchisimo mas grave cuando esto sucede. Es maravilloso toparse con alguno que marca la diferencia haciendonos sentir acompañados y contenidos, nos da la oportunidad de tener con quien contar. Vero que linda tu historia, yo luego de pasear por muchisimos medicos(teniendo en cuenta que trabajo en una obra social y conozco lo peor de los medicos) encontre UNO, ese que para mi marco la diferencia, que se interesa por mi hija, que me hace sentir que es como un tio, muy atento. Estoy muy conforme.Me gustaria que los medicos se conecten un poco mas con el paciente...ojala encontremos muchos mas...beso enorme

XIMENA IANANTUONI dijo...

qué hermoso relato Vero, es re lindo encontrar profesionales asi, y sí quelos hay,
me encantóo también el post sobre los papás de hoy en día, comprometidos con la crianza, haciendo gala de sus aspectos maternales, cercanos a sus mujeres y a sus hijos, este es uno de los grandes nuevos valores de nuestra época, qué bueno que nos toca disfrutarlo, no?
besote, gracias,

Laura dijo...

Qué lindo post!!!! Qué buena dicha tener una pediatra tan comprometida, con ese brillo en los ojos al ser mamá, que nos entienda. Yo con Joaquín tenía uno que nos atendía en 5 minutos, un horror. Nos mudamos y cambié por un doc al que le tengo una confianza ciega, me encanta, los revisa les habla y los mima como si fueran propios. Felicidades!!!

Marcela y Sergio dijo...

Interesante relato, mejor aún el final.
Felicitaciones para vos y también para Carola
Saludos Nosotros

Verónica dijo...

Hola hola a todos.
Bueno, todos coincidimos en lo necesario de encontrar profesionales que acompañen desde un lugar mas comprometido con el otro ser humano y sus necesidades. Que nos mire integralmente y no solo como ese cuerpo que describe el libro de fisiología y anatomía. Hay quienes no necesitan o no quieren especialmente ese tipo de atención y está bien. Pero creo que acá pude transmitir po qué yo si la necesitaba y la búsqueda también fue parte de eso, no quedarme esperando, salir y encontrar a Carola. Y ni hablar de verla radiante con su bebé como la vi, me hizo muy feliz, se lo merece..

Como siempre gracias a todos por pasar. Y tengan una buena semana.

Beso.
Vero

Xochitl.. dijo...

Hola vero, un poco perdida estos días, salí fuera de la ciudad asi que recien me puse a comentar en los blogs.
Mi hermana es doctora y siempre me ha dicho de lo importante que es generar la confianza en los pacientes. Ellos deben estar para contestar nuestras dudas y hacernos sentir tranquilos. Una vez me dijo "si no te sientes segura con el doctor que te atiende no vuelvas mas, seguro no te está atendiendo bien".

Que bueno es encontrarse con profesionales que te despejen dudas y te hagan sentir que todo está bien y si sucede algo ellos lo controlarán.

Besos !

La Colo dijo...

Hermoso y merecido homenaje a esa gran persona que estuvo cuando mas la necesitaste. Como te imaginarás ando sensible, asi que lloré con este post, lloré cuando fui a ver el de Luisina que me lo había olvidado, lloré cuando lei tu firma en mi blog, en fin.....lloro.
Gracias por estar conmigo.

Verónica dijo...

Edith, esa hermana tuya si que tiene las palabras justas en este tema. Y que bueno es que mire así siendo una médica.

Colito, llorá nomás. Etapas sensibles tenemos todos y de vez en cuando vienen bisn.. Y si es por lo de tu post, cuanta razón, se ter deben mover muchas cosas ...

Besos a las dos.
Vero