viernes, 30 de enero de 2009

Tesoro....



Caminaba lento. Pasos cansados.

Una vida de trabajo. Larga.
Llegó a la Argentina en un barco desde España siendo muy pequeño.

Una familia buscando un futuro. Un lugar.

Me han contado mucho de su historia, pero yo tengo mis registros propios.

Ojos llenos de paz. Disposición absoluta para jugar conmigo en cualquier circunstancia.

Yo: mujer maravilla. El: el malo atado con el lazo de la verdad.

Yo: antojo de ir a la plaza. El: llevandome haciendo un esfuerzo con sus piernas.

Yo: mujer maravilla otra vez. El: el malo que dispara sin éxito porque mis muñequeras le frustran el ataque.

Yo: aburrida. El: juguemos a las cartas.
Yo: huyendo de las obsesiones de limpieza de mi abuela. El: cómplice.

Yo: una nena de siete años. El: mi abuelo Emérito.

Yo buscandolo en la casa, sintiendo que en cualquier momento volvería a aparecer con sus pasos cansados a buscarme para jugar. El.....No podía volver.

Pero dejó esa huella, esas vivencias....

Tesoro grande el de los abuelos que se conectan, disfrutan y regalan estos recuerdos..
Figuras importantes en la crianza. Sostenedoras muchas veces.
Muchos con miradas especiales y disposiciones amplias para el encuentro con los niños.

7 comentarios:

tia elsa dijo...

Damián no tiene abuelo, de ambas partes murieron antes de que él nazca y siempre busca en algún anciano al abuelo que no tiene, se acerca les habla los abraza, coincido con vos, los abuelos son un referente importante del niño y el tuyo sin duda dejo huella, besos tía Elsa.

A.d.C dijo...

me has recordado tanto a mi abuelo David, un abuelo extraordinario, complice siempre, tierno y duro a la vez. Los abuelos son muy importantes, y hay que cuidarles mucho. Un beso y enhorabuena por tu precioso blog

Xochitl dijo...

Divinos tus recuerdos y la forma de plasmarlos tan emotiva ..me hiciste vidriar los ojos.
Yo nunca jugué con mi abuelo (uno murió casi al nacer yo y el otro tuvo tantos hijos que varios de mis tios coincimos de edad conmigo y hermanos) pero llevó una linda relación con mi abuela y eso me hace valorarla aun mas.

Besos

Charo dijo...

A mí también me hiciste vidriar los ojos porque empecé a sentir la vivencia de mi propio abuelo. Los dos fueron muy importantes en mi crianzas, pero mi abuelo materno fue la mejor mirada que me han regalado en mi niñez y realmente doy gracias por eso.
Luz no va a tener abuelos hombres, uno porque la cuida desde el cielo (me lo prometió) y mi papá porque elije no ser abuelo. Seguramente la vida le regalará otras miradas.
Gracias por el post!! Me conectás con Lo Importante!!

Laia dijo...

Vero me has echo llorar. La figura del abuelo es fundamental, he recordado cada juego con mi abuelo, situaciones de complicidad que ahora veo con Aitana. Me hiciste recordar a su madre que ya no está y todo lo que vivi con ella.

Muchos besos

Astrágalo dijo...

No se si es justo pero yo quería mas a mi abuela que a mi abuelo, no se si a mucha gente le sucede lo mismo, creo que las abuelas siempre son mas cariñosas y los abuelos algo mas gruñones.

Un besito astragalin.

Assumpta dijo...

No tuve la suerte de poder disfrutar de mis abuelos. Dos murieron antes de nacer yo y otros dos siendo muy pequeña y, la verdad, cuando oigo el cariño con que hablan tantos nietos de sus abuelos, me dan cierta "envidia" (no en mal sentido, claro) por haberme perdido algo tan bonito :-)