jueves, 19 de marzo de 2009

Esos Lugares...


Hace unos años, desde que Alejo estaba por nacer, dejé de trabajar en el centro de la ciudad.


Los chicos chiquitos, los horarios, las corridas y el tiempo de viaje que significaba me hicieron quedarme con mi consultorio en la zona norte de la ciudad de Córdoba. Mas cerca de las sierras chicas, con aire mas fresco y a un paso de casa, el cole de los chicos y los lugares en los que me muevo a diario.

Hace tres semanas, luego de pensarlo mucho, sentí que tenía que volver. El lugar: el ideal, en los consultorios donde esta mi amiga Vir, junto con la psiquiatra a quien derivo los pacientes que lo necesitan.

Me costó mucho el arranque, calcular los tiempos para poder llegar a horario, volver a lidiar con el transporte público y sus reveses. Absorver el calor que se desprende irremediablemente del asfalto. Irme lejos de casa, del lugar donde estan los chicos y al que accedo generalmente en un paso si así me lo piden de la escuela.

Ayer fue el tercer miércoles.

El horario y el tiempo ya dominados. Me fui tranquila, llegué temprano.

Entraba buena luz del sol por la ventana del consultorio, cafecito, media horita de lectura de "El dia que Nietzsche lloró". Lectura que no se interrumpió mas que por el timbre que sonó con la llegada de la primera paciente.

Trabajé tranquila, sabiendo que el tema chicos estaba arreglado, la comida también.

Cuando salí, di un paseo por el centro de la ciudad de Córdoba, me reencontré con esos viejos lugares por los que circulaba a diario cuando estudiaba psicología, entré a unas librerías, miré vidrieras, caminé por la peatonal, por la plaza...

El fastidio de los primeros dias se perdió, me reencontré con espacios con historia para mi. Con un tiempito solo mio, sin correr.

Me puedo ir sin sentir la necesidad de volver apurada a casa, los chicos tienen sus cosas, sus actividades, sus tareas que hacer.

Puedo delegar por un día. Son tiempos diferentes.

Esta bueno, empiezo a disfrutarlo..

10 comentarios:

Marina dijo...

Qué bueno vero que encuentres tu lugarcito, tu rato para vos...
está muy bueno, y más si es así con placer...

Besotes Vero!!

(PD: ponerte un consultorio por acá en Santa Fe sería muy a trasmano, no? porque a mi me vendría bárbaro!! jaja)

KL@U dijo...

BIEN VERITO ESOS LUGARES QUE ENCONTRAMOS PARA NOSOTRAS SON MAGICOS,ES UN RATIN PARA NUESTRAS COSAS,REENCONTRARNOS,DISTRAERNOS,
ETC...QUE BUENO DISFRUTAR DE ESOS MOMENTOS!

Nerina Thomas dijo...

Me alegra tu serenidad, eso se logra, se consigue cuando uno cuenta con buena voluntad para todo. Felicitaciones!!

juli dijo...

Que bueno que están los espacios bien de una no?...y si los encontramos luego de un tiempo de no frecuentarlos mejor!!!
Muy bello el centro cordobés por cierto!

Bso!

tia elsa dijo...

Que bueno que lo sientas asi, que te haga bien, que te reencuentres con cosas y lugares que te gustan y lo más importante tener ese tiempo para vos, besos tía Elsa.

Xochitl dijo...

Vero que lindo es revivir tiempos pasados en los que nos sentimos felices. Me alegro por ti que te tomes un tiempo para disfrutar sin presiones.
Besitos !!!

Kinshasa dijo...

Que bueno Vero! muchas veces aunque sea trabajando necesitamos tambien esos tiempos para nosotras y mas sabiendo que nuestros hijos estan bien y no tienen necesidad de nosotros mientras no estamos!
Tatyana entra al cole en septiembre y la veradad es que ya tengo ganas de tener ese espacio mio.

Un besote

Teresa

BLAS dijo...

¡¡Que envidia me das!! De la sana ¿eh? Pero es taaaan importante tener tu propio espacio, y tiempo para una misma... Indudablemente todo eso llega, mejor dicho, vuelve, cuando los niños son más mayorcitos, si no, es imposible. Saludos!!

Laia dijo...

Los niños van creciendo y van siendo menos dependientes de nosotras dejándonos un espacio para realizarnos con personas, como mujeres y no sólo como madres.

Me alegro mucho de que te hayas reencontrado con tus lugares y tu antigua rutina. Muchas veces es necesario volver.

Besos

Ximena Ianantuoni dijo...

¡¡qué bueno Vero, qué bueno de verdad!!, besito