domingo, 30 de agosto de 2009

Madre ausente...

No se puede siempre viajar al ritmo que a uno le gustaría.
Las cosas pasan a su ritmo, llegan o no.
Los tiempos para las cosas cotidianas pueden correrse de lugar, y no todos pueden entenderlo.
Mucho trabajo, impostergable, tirar del carro.. Una maestra que me trata de madre ausente, porque una vez en 8 años no vi una nota en el cuaderno de mi hijo de 11 años.

La misma maestra que no registra que Eze no esta feliz en su escuela, que quiere irse, que su ciclo terminó allí.
Llegué al auto después de semejante impacto y me sentí muy mal. Es que no se puede con todo al mismo tiempo, y siempre hay alguien dispuesto a juzgar. ¿Será que todos lo hacemos en algún momento?
Cuando estaba día tras día en la escuela era genial, ahora porque necesito trabajar mas horas, soy una madre ausente...
Y me repito internamente, que hago lo que puedo.
Me digo que trabajar es parte de ser una madre presente, porque siento que lo hago para mis hijos también. Miro la agenda, todos los turnos semanales. Los pacientes que confían en mi trabajo, historias...
Madre ausente...

Si solo pudiéramos ser mas comprensivos entre nosotros, acercarnos a la realidad del otro, medir el impacto de nuestras palabras..
Ojala esa maestra nunca se sienta como me sentí yo esa mañana.
Ojala ninguna mamá que tiene que trabajar muchas horas se sienta así.
Ojala las mujeres nos pudiéramos sostener mas en estas cuestiones.

18 comentarios:

KL@U dijo...

HEY VERO TRANQUI....FUERON PALABRAS HIRIENTES Y JODE ESCUCHARLAS!

LO IMPORTANTES ES TU LABOR DIARIO CON TU HIJO,EL ESTAR DESDE OTRO LADO.....
QUE FEO MOMENTO DEBE ESTAR PASANDO,SINO YA NO DESEA ESTAR AHI!

TE DEJO UN ABRAZO Y TE SIGO LEYENDO!

Kinshasa dijo...

Vero cielo,aunque te dolió,tu no eres una madre ausente ni mucho menos!!! lo demuestras siempre en tu blog,tus hijos son lo primero,pero tienes que trabajar y por ello no eres ausente....si a cada mama que se nos pasa una notita de la seño no dijeran que somos ausentes,todas lo seriamos,porque a todas les ha pasado alguna vez,estoy segura!!!


Besotes
Teresa

Françoise dijo...

Creo que si Vero, creo que todos lo hacemos en algun momento, a veces no medimos, no pensamos, no reflexionamos... pero lo terrible no es eso, sino seguir derecho y ni darnos cuenta del error.
Tambien pasa que hay esa cosa del poder, "Yo soy la matesra de TU hijo" te tengo en mis manos", viste? algo asi, no se... que rabia.
POr supuesto no eres una madre ausente, ni mas faltaba... pero tienes razon, ojala existiera mas apoyo y complicidad entre mujeres.
No te sientas mal, que tu lo haces muy bien, escuchame MUY bien, ok?

Anónimo dijo...

Es una gansa la maestra.

BLAS dijo...

A mi me han puesto de mala madre este verano entre unos y otros que ni te cuento, cosa que jamás hubiera pensado que podría ocurrir. Precisamente porque la gente habla por no callar, y logicamente porque no te conocen y ni se les pasa por la cabeza ponerse en el caso de los demás.
Logicamente, no dejes que te afecte (a mí también me afectó, conste, pero no sirve de nada). Precisamente porque nos afecta que nos acusen de serlo, no lo somos. Si lo fuéramos, nos daría igual.
¡¡Manda narices con la gente, es igual en todos lados!!
Besos!

marta dijo...

Vero es muy facil judgar a la gente desde fuera, además quien te dice a tí que una madre que no trabaja por un día puede olvidar la nota del cuaderno de su hijo?
Lo importante es que eres buena madre no porque nadie lo diga o lo deje de decir, la muestra de ello son tus hijos.

Besos vero

*** ~~........ALEJANDRA........~~*** dijo...

LO IMPORTANTE NO ESTA EN LA CANTIDAD , SI NO , EN LA CALIDAD...

tia elsa dijo...

Es que para juzgar al otro y largar la lengua sin medir las consiecuencias hay muchos que siempre están listos. Y en el caso de las maestras es muy común que te pidan imposible como que concurras a entrevistas a las 14 hs o 15hs. Eso implica pedir permiso en el trabajo a mitad de jornada una locura! Pero un fin vos sabés que no estás ausente de tus hijos, que a cualquiera le puede pasar de no ver una nota o una tarea, no somos perfectos, hacemos lo mejor que podemos, Te mando un beso tía Elsa.

Charo dijo...

Me dolió a mí!

Johana dijo...

Dios, Vero...de solo leerlo y pensar en mis propios malabares y los momentos en que me he sentido juzgada y presionada...me puse sensible y casi quise llorar imaginandome como te debes haber sentido y toooodas las veces que esa frase se te repitio mas que ne tu mente en tu corazon...
Hoy te pido que hagas lo mejor de tu parte para no recibir esas palabras...es como algo que lei, que si alguien te da un regalo y no lo recibes, entonces eso no es tuyo y se queda en las manos de quien pensaba regalartelo....pues eso mismo...dejale su "regalo" de etiquetas, de juzgar a la ligera...en las manos...y tu recuerdate todos los sacrificios que solo tu y Eze conocen....yo se que eres de lo mejor...y TAMBIEN SE...lo que vivimos las madres que nos ha tocado ser madres, esposas, profesionales y proveedoras del hogar de alguna manera....recuerdate que cuando Eze y cada uno de tus hijos ha estado enfermo tu no has estado ausente...y eso ella no lo ve...

Un abrazo muy, MUY grande...

Laia dijo...

Vero nadie es perfecto y es muy facil opinar. Seguramente cualquier día te hubiera pasado lo mismo aun estando presente. No te desanimes

Besos

Camilo y Gaspar dijo...

me parece que como mujeres no podemos postergar tanto nuestros deseos o necesidad de trabajar por los hijos. Lo entiendo hacerlo cuando son chiquitos (menores de 7 años), pero llega un momento en que uno necesita retomar sus proyectos personales. Y eso no debiera generarnos culpa. Además creo que así uno le enseña a los hijos a no postergarse por los demas.

Y demas está decir que no revisar los cuadernos de un hijo en ningun caso implica ser madre ausente. A lo mas, te convierte en "la madre que no revisó los cuadernos el dia de ayer". Y punto.

Verónica dijo...

Hola Chicas:::
Gracias por los comentarios, ya ven: hace mil que no posteo y cuando lo hago, se me lee para atrás...jaja..
Gracias a todas..Me hace muy bien leerlas.

Besote.
Vero

Laura dijo...

Ay Vero, eso siempre de alguna forma nos persigue, y duele cuando alguien lo señala, porque nos pasamos la vida diseñando un equilibrio difícil entre el trabajo por vocación, el trabajo por necesidad, la familia, los amigos, las organizaciones varias....
Lo importante es lo que uno sabe que es. La ausencia no se mide por los olvidos, ni por las horas que pasamos adentro o afuera de casa, ni por si cocinamos nosotras o pasamos a buscarlos por la escuela.
La presencia es más profunda: es saber construir un puente con tu hijo, un puente que se recorre todos los días de la manera en que podemos. La presencia es estar, es no perder de vista si tu hijo es feliz, si le pasó algo, si algo le aflije.
Y no hace falta que te digamos que eso se logra desde cualquier lugar y a veces, no necesariamente desde adentro de la cocina.
Yo he escuchado muchas veces comentarios de este tipo. y hinesta y académicamente te digo: me chupan un huevo.
Besitooooooooooooos, que este año viene complicado y menos posteado!!!!

Ximena Ianantuoni dijo...

Vero, te super entiendo, qué difícil!! un beso grande!

Vani dijo...

Hola Vero!! no se cómo llegué a tu blog!! pero acá estoy... sí, es un mal momento el que pasaste generado por las palabras de esta docente, pero lo importante es que no lo sos, a todos nos pasa alguna vez... y los que trabajamos hacemos lo imposible y más por estar en todo... pero a veces se nos escapan cositas de tantas responsabilidades que tenemos... soy maestra jardinera y te cuento que me senti madre ausente cuando en el primer acto de mi hijo, en sala de tres no pude asistir... y en el video lo veo buscandome diciendo mamá... pero no pude ir porque ninguna de mis pares pudo cubrirme y lo tomé asi, bien, que se yo, pero cuando lo vi.. me cayo la ficha y me senti pesima... pero despues pude cambiar horarios y no me perdi ninguno... lo que quiero expresar es que dentro de las posibilidades estoy siempre, y que tambien asi como a vos una vez se me paso la nota del cuaderno de comunicaciones pero gracias a Dios no tenia una maestra como la de tu hijo!! por suerte... tu esencia es lo mas importante, tu familia y tus proyectos que seguramente te hacen muy feliz... lo demas es secundario.... Te mando un abrazo fuerrrrrrrrrttttttttteeeeeeeeeeee!!!

Marina dijo...

Ay Vero... como se nota que la ausente es la docente, porque habla sin conocerte...

Pasaba a dejarte un besote enorme, ando un poco perdida de los blogs y comento poco, pero siempre me acuerdo de mis amigos virtuales!
Y vos sos uno de ellos!!

Gracias por tu compañía!!

Que sean muy felices siempre!!!!

Silvana dijo...

Dura la seño! No debe tener hijos, porque si no, no te hubiera dicho una cosa así.
No te sientas mal. Todas las mamis que laburamos desearíamos pasar más tiempo con nuestros hijos, pero hay toda una vida que sigue también, además de ellos.
Un beso y me sirvieron mucho tus palabras en el blog de Tía Elsa hablando del perdón (correrse del vínculo, una gran frase)