sábado, 23 de mayo de 2009

Vacíos


Primero contarles que estoy con muchas cosas y eso me aleja un poco de la compu.
Muchos pacientes, mucha escucha, mis chicos, las cosas cotidianas y mil más.

Y por algunas historias con las que me he cruzado en estos días, me quedé pensando en los vacíos. En las cosas que no se dicen, que no se esclarecen.
Esos huecos que van quedando en la historia de vida que transitamos como seres humanos. Silencios que lastiman más que algunas verdades dichas en el momento justo.
Y es que siendo mamás y papás, criando niños muchas veces podemos sentir que es mejor no lastimarlos hablando de ciertas cuestiones y entonces perdemos la oportunidad histórica de mostrarles que hablar esta bueno, ayuda a acomodar lo que nos pasa, aunque sea doloroso. Podemos enseñarles que con las palabras y la mirada frontal nos conectamos, nos ubicamos en un lugar de crecimiento.

¿Por qué asusta tanto hablar, escuchar, saber, nombrar?
¿Por qué escudarnos en el silencio?

Los chicos son poderosos, mucho más de lo que los adultos creemos que son. Y pueden masticar y digerir las cosas que pasan a su alrededor siempre que digamos la verdad.

Y los vacíos que van mas allá. La mirada que no llega, el aplauso que se retrasa. Las cosas lindas que no se dicen al niño que las tiene.
Las exigencias. Los mandatos. Los ideales depositados bruscamente, masivamente...
En estos tiempos han llegado al consultorio muchos estudiantes universitarios, sin poder moverse de los silencios, las palabras que no circulan, los errores marcados con fuerza. Los ideales que no pueden alcanzar, los mandatos dificiles de cumplir.
Y pensé mucho en la posibilidad que tenemos quienes estamos criando niños mas pequeños de pensar en estas cosas, de cambiar el rumbo, de sostener, acompañar, aplaudir, decir, hablar.

Son de esas cosas que estan en nuestras manos...Y eso me gusta.. Algo podremos hacer..

12 comentarios:

ALEJANDRA dijo...

ES CIERTO MUCHAS VECES NOS ENCERRAMOS EN NOSOTRAS MISMAS DEBIDO AL CANSANCIO ,AL AGOTAMIENTO...Y NO HABLAMOS CON NUESTROS HIJOS..SIMPLEMENTE CREAMOS UN SILENCIO ALGO FORZADO , A PARTIR DE AHORA VOY HABLAR, VOY A APLAUDIR Y A REIR ...

Charo dijo...

Desde ayer me dejaste pensando mucho en lo que escribís. Gracias!

tia elsa dijo...

Como mamá de un tercer hijo tardio trato de no incurrir en los mismos herrores, por eso trato de evitar esos vacíos, no tener temor y hablar con el corazón, como vos decis los niños entienden y procesan más de lo que imaginamos. Ah también aprendí a pedir perdón a mi hijo cuando me equivoco, cuando soy injusta, ya no me paro en esa tesitura de que pedir perdón demuestra debilidad o falta de autoridad. Tus post siempre movilizantes, besos tìa Elsa.

BLAS dijo...

Sí, pero qué difícil es distinguir los momentos en los que es oportuno decirles o expresarles lo que se debe. Y al mismo tiempo, ¿qué es bueno decir y qué callar? Y sobre todo a qué edad es bueno hacerlo, cual es el momento en el que ellos pueden entendernos sin llegar a confundirlos... Son tantas las dudas que me llegan cuando se tratan de la educación de mi hijo...
Besos!!

Laia dijo...

Tienes razón, muchas veces intentamos protger tanto a nuestros hijos que les impedimos un crecimiento interno. Es cierto que ellos son mucho mas fuertes y capaces de procesar y comprender de lo que nosotros pensamos.
Está en nuestra mano, todo puede cambiar.
Besos

Lola dijo...

Preciosa reflexión, me encanta leerte porque transmites mucho. Saludos

Xochitl dijo...

A veces hay que saber cuando callar y cuando hablar.. como leí por ahi "que tus palabras sean mas valiosas que el silencio que rompas"

Me encantó lo que escribiste y gracias por tus palabras en mi blog.

Un abrazo !

Fabiana dijo...

Gracias por compartir post como este que nos hacen pensar y reflexionar.

Un beso grande Vero!

KL@U dijo...

EL SILENCIO PERMITE ESCAPAR DE ESE MOMENTO,PERO NO VAS MUY LEJOS CON ESO...PRONTO LLEGA ESA VERDAD OCULTA Y AHI ES CUANDO MAS LASTIMA!

ABRAZOS...TE SIGO LEYENDO!

Mai dijo...

No importa lo "alejada" que estés, yo no te siento así, más bien siento que lo que escribís "llega" cada vez más.
Nada para agregar. Hermoso!
Besos Vero!

Laura dijo...

Hola Vero! Se te extraña, se nota que estás muy ocupada! Es muy cierto lo que decís, pero a veces uno tiene miedo de adelantar etapas y de ofrecer mucha más información de lo que necesitan. Igual, coincido en que siepre hablar está bueno. Llena huecos.

gringa dijo...

Me encanto esta reflexion,me hace pensar y mejorar cosas que tal vez por vivir a mil no las notamos gracias hermosa y como siempre un post ejemplar abrazo inmenso